Quiénes fueron los Celtas

La historia de los celtas está cubierta de incógnitas.Realmente ¿Quiénes fueron los celtas?

Para algunos historiadores no fueron sino tribus de origen indoeuropeo que en el tercer milenio a. d. de Cristo ocuparon los montañas de los Cárpatos, cadena de montañas de Europa central que se extiende como un arco por lo que son hoy paises como Eslovaquia, Polonia y Rumania, siendo su pico más alto el Tatra, de dos mil seiscientos metros.

Posteriormente, al expandirse el imperio romano y con las grandes migraciones germánicas, los celtas tuvieron presencia en Irlanda y pequeños focos en Galicia, Asturias y algunas áreas de Portugal.

Los celtas tenían una muy rica tradición oral y pocas veces utilizaban lenguaje escrito.

Breve Historia de los Celtas

En el siglo IV a. de C. ya representan una civilización esencial, con una cultura y organización social con fuerza desarrolladas para su temporada.

En el año trescientos noventa a. de C. conquistan Roma y llegan a asentarse en el norte de Italia, creando la llamada G. Cisalpina.

A lo largo del auge de su civilización -alrededor del año cien a. de C.- los celtas dominaban un extenso territorio que se extendía por prácticamente toda Europa occidental.Más tarde, con la expansión del Imperio Romano, estas “tribus bárbaras” experimentaron un proceso de asimilación cultural que los llevó a adoptar las costumbres y la lengua de sus conquistadores.

Cara al año cuatrocientos d. de C. la presencia celta en la Europa continental era identificable solo en topónimos.

Ha sido solamente en las Islas Británicas donde los celtas han conservado una parte de su identidad nacional y étnica.

Es obligado recurrir a los autores helenos (Posidonio) y romanos (Julio C., Lucano) para conocer los mitos célticos. Estas crónicas pocas veces son ecuánimes y en ellas se presentaba interesadamente a los celtas como unos salvajes, amantes de los sacrificios humanos.

Otra fuente son los mitos preservados en forma de texto (el Mabinogion o bien el Toro de Quelgny, por servirnos de un ejemplo) que se recogieron en temporada cristiana: los frailes, incluso amoldando ciertas historias para convertirlas, preservaron una tradición que de otra manera se hubiese perdido.

historia de los celtas

Los Celtas , los Druidas y su Religión

Los celtas no edificaron templos hasta la romanización. Los druidas, sacerdotes de esta cultura, consagraban para el culto elementos de la naturaleza, en especial árboles centenarios, bosques, grutas o bien manantiales.

El culto se fundamentaba en la correspondencia del shi, o bien elemento divino, con el planeta humano. El shi era leal reflejo de este planeta, mas mejorado y considerablemente más agradable.

Entre las plantas, eran consideradas sagradas el roble, el tejo, la encina, el avellano y el ajonje, aparte de todos y cada uno de los árboles que daban nombre a las letras del abecedario ogham, que asimismo es llamado el “abecedario del bosque”.

De los manantiales, los restos arqueológicos señalan que los que afloraban dentro de las grutas o bien que parecían surgir “de la nada” (las bocas exteriores de ríos subterráneos, por poner un ejemplo) disfrutaban de una singular reverencia, y en ellos se festejaban los ritos más solemnes.

Animales sagrados o bien de singular significado para el planeta céltico eran el corzo, símbolo del bosque; el oso, que representaba la fuerza, el poder y la realeza; el cerdo salvaje, que acostumbra a aparecer socio a los guerreros y el combate; y el salmón, que representaba el tiempo y la sabiduría que conlleva; en las leyendas fianna se cuenta que el animal más viejo de Irlanda es un salmón que, cocinado, va a dar a quien lo coma el conocimiento de todas y cada una de las cosas pasadas y futuras.

Además, los celtas asimismo tenían en gran estima la palabra; es el caso de las geise (tabú que de no ser respetado conllevaba horribles consecuencias).

Los druidas, el estrato de mayor repercusión y poder entre los celtas, sabían leer y redactar heleno y latín (como los viejos sacerdotes egipcios), no obstante optaron dejar por vía oral la crónica de la existencia de su pueblo.

Este fue uno de los primordiales motivos por el que no se ha considerado la magnitud, en una buena parte de los libros de historia, del esencial legado celta que basa notablemente la sociedad occidental, puesto que exactamente los mismos celtas viejos no creían –o no formó una parte de su tradición- en los documentos escritos.

Para ellos, la poesía, no sólo es un recurso literario, sino más bien asimismo mnemotécnico puesto que de esa forma procuraban fijar los detalles de las historias en sus memorias.

Tan potente fue la tradición oral que ninguna de las historias, leyendas y leyes celtas fueron transcriptas hasta 6 o bien 7 siglos tras el nacimiento de Cristo, tarea que efectuaron los frailes celtas irlandeses.

Estructura Social de los Celtas

       La estructura social de los diferentes pueblos, clanes y tribus estaba meridianamente distinguida en 3 estratos representados por los druidas, los nobles y el resto del pueblo. Esta clasificación es afín a la que realiza Platón en la República, los 3 estamentos en cómo se organiza la sociedad (que representan las 3 unas partes del alma: la parte comprensible, la irascible y la concupiscible): los sabios – o bien pensadores-, los guerreros y los productores de riqueza, en estos últimos se incluyen a los mercaderes, artesanos y campesinos, así sean ricos o bien pobres. Los sabios, los que conocen “la verdad”, eran los encargados de dirigir la comunidad.

El modelo de sociedad celta tenía un fuerte sentido aristocrático y se fundamentaba en fuertes nudos familiares y en un sentido profundo de clan. Los celtas creían en los cultos solares y sus rituales estaban dirigidos por unos sacerdotes, que del mismo modo tenían algo de magos y de astrólogos, los misteriosos druidas.

Sus tradiciones se transmitían de forma oral y eran los versistas (llamados bardos) los encargados de comunicar su folclore y sus mitos. Los bardos tenían un esencial reconocimiento social y eran admirados por sus narraciones fabulosas, con animales imaginarios que poblaban un planeta lleno de misterios.

Cómo eran en realidad los Celtas

Seguro que no sabíais que los celtas aparte de valientes guerreros, tenían un aspecto físico muy propio. Conforme cuentan los viejos escritores helenos y romanos, los celtas eran altos y delgados, tenían la piel clara, el pelo rubio y los ojos azules. Los hombres llevaban largos bigotes y barbas. Se vestían con una túnica larga hasta las rodillas y con pantalones estrechos y ajustados. Las túnicas de las mujeres eran hasta los tobillos. A los dos, hombres y mujeres, les agradaba arreglarse y llevar bellas joyas, como collares, brazaletes, torques, anillos…

Los Íberos, sin embargo, eran de mediana estatura y morenos, parece que llevaban el pelo largo recogido en trenzas y la barba rasurada.

El hombre vestía con calzón y túnica corta ajustada a la cintura y un mantón largo que llevaban dejando el brazo derecho libre y sujeto al hombro con una fíbula. Podían llevar pendientes, sortijas y brazaletes.

La mujer llevaba una túnica larga y  un mantón largo de gruesa lona, por norma general de color púrpura, y babuchas de cuero. En la cabeza llevaban tocados formados por velos o bien diademas y se adornaba con collares de colgantes, pendientes, pulseras y anillos.

Espero que os haya gustado este breve resumen de la historia de los Celtas, que pueden ampliar en este magnifico video documental en español …

Ver También Civilizaciones Perdidas:Secretos y Misterios

 

 

Vota este post

No Responses

Deja tu comentario sobre alguna de estas Historias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Historias Insólitas y Curiosidades para compartir