Emperador Carlos I de España y V de Alemania

El Emperador Carlos I de España y V de Habsburgo (Gante, actual Bélgica, 24 de febrero de 1500 – Monasterio de Yuste, Cáceres, 21 de septiembre de 1558), también conocido antes de su ascenso como Carlos de Gante , fue emperador de Habsburgo (1519 – 1556), monarca de España (1516 – 1556), rey de Castilla y León, rey de Valencia, rey de Mallorca, Aragón y Sicilia y conde de Barcelona; rey de Nápoles (1516 – 1 554); archiduque de Austria (1519 – 1522); y, finalmente, príncipe de Asturias (1504 – 1516).

Fue hijo de reina Juana la Loca y Felipe el Hermoso, y nieto por vía paterna de Maximiliano I y María de Borgoña (de los que heredó los Países Bajos, los territorios austriacos y el derecho al trono imperial) y por vía materna de los Reyes Católicos ( de los cuales heredó Castilla, Navarra, las Islas Canarias, las Indias, Nápoles, Sicilia y Aragón).
Segundo hijo de la reina Juana la Loca y Felipe el Hermoso, nació el 24 de febrero de 1500 en Gante.

El 1506 fue designado heredero de su padre, el cual murió por fiebres ese mismo año, mientras que el 1504 ya había sido nombrado heredero de su madre con el título de príncipe de Asturias, que enloquece a la muerte de su esposo. Hasta el 1516 tuvo la regencia de su abuelo Fernando el Católico.

Biografía de Carlos I de España

A principios de 1506 Felipe y Juana volvieron a la Península Ibérica para reclamar la corona, ya que la reina Isabel I de Castilla había muerto. Reinaron poco tiempo porque Felipe murió en septiembre de ese mismo año y Juana fue encerrada por su padre Fernando en el convento de Tordesillas aludiendo que estaba loca. Carlos fue designado heredero, pero debido a su minoría de edad su abuelo Maximiliano I de Habsburgo tomó la regencia de los Países Bajos, y al poco tiempo la cedió a su hija Margarita de Austria además de la tutela de Carlos y sus hermanos. La educación del joven Carlos fue toda hecha en Flandes, basada por tanto en la cultura flamenca.

carlos i emperador

El 5 de enero de 1.515 Guillermo de Croy consiguió que el emperador Maximilian declarara la mayoría de edad de Carlos. Los Estados Generales lo nombraron Señor de los Países Bajos. Así terminó la regencia de su tía, Margarita, pero quien verdaderamente tenía las riendas del gobierno era el Señor de Chièvres, hombre de toda su confianza. Ese mismo año, Adrià de Utrech viajó a España para asegurarse de que el rey Fernando el Católico no le daba la corona de Castilla y Aragón a Fernando I de Habsburgo, el cual había estado toda su vida a su lado y era su nieto preferido. Poco antes de su muerte todavía quería hacer rey a Fernando en vez de Carlos, pero sus consejeros le hicieron cambiar de opinión.

En mayo, los tres estamentos del Reino de Navarra, reunidos por requerimiento del virrey Antonio Manrique de Lara, juraron fidelidad a Carlos como rey y señor natural.

Carlos se coonsolida como rey gracias al reconocimiento del papa León X en la bula pacificus te aetrnum del 1 de abril de 1517. Embarcó hacia la Península Ibérica el 8 de septiembre de 1517. El 4 de noviembre visita brevemente a su madre, la reina Juana la Loca. Allí el Señor de Chièvres obtuvo de la reina del acta donde reconocía a su hijo Carlos para que gobernara en su nombre. De esta manera se daba apariencia legitima a la toma de poder de Carlos. Cuando estaba en Valladolid recibió la noticia de que el cardenal Cisneros había muerto, por lo que dejaba el camino abierto al gobierno de Castilla.

El 9 de febrero de 1518 las Cortes de Castilla, junto con su madre Juana, en Valladolid hicieron juramento a Carlos como rey. En este acto también le concedieron 600.000 ducados y además las Cortes hicieron una serie de peticiones al nuevo rey, entre las que destacaban:

  • Que aprendiese el castellano.
  • Que no concediera nombramientos extranjeros.
  • La prohibición de la salida de metales preciosos y caballos de Castilla.
  • Que tratase más respetuosamente a su madre Juana, recluida en Tordesillas.

El 29 de julio fue jurado por las Cortes de Aragón como rey de Aragón y Juana era reconocida como reina pero, al estar incapacitada, sus títulos quedaron sólo como nominales. Le entregaron a Carlos 200.000 libras.

El 16 de mayo de 1519 Carlos fue jurado, junto con Juana, como rey por las Cortes de Cataluña. En cuanto a dinero, le dieron 300.000 libras en 1520.

El 12 de enero de 1519 murió Maximiliano I y Carlos fue elegido como rey de los Romanos, lo que le convirtió en el soberano del Sacro Imperio Romano Germánico.

Tras este largo proceso que duró años, Carlos se convirtió en el primer monarca en ostentar las coronas de Castilla, Aragón y Navarra, lo que para algunos historiadores lo convierten en el primer monarca de la futura España.

El Imperio de Carlos I

Carlos I recibió cuatro herencias por parte de sus abuelos: los maternos Fernando II el Católico y Isabel I de Castilla, y los paternos: Maximiliano I, emperador y María de Borgoña.

De Fernando II el Católico: la Corona de Aragón, el Reino de Nápoles, Cerdeña y Sicilia
De Isabel I de Castilla: el reino de Castilla y León, el Reino de Navarra, las islas Canarias, las plazas del Norte de África, los territorios americanos y el reino de Granada.
De Maximiliano I, emperador : Austria y los derechos de la corona imperial
De María de Borgoña: Borgoña, Artois, Luxemburgo, los Países Bajos, Flandes, el Franco Condado.
Tanto en la Corona de Aragón como en Castilla, Carlos I tuvo que aceptar un cogobierno teórico con su madre Juana la Loca, la cual, sin embargo, debido a su enajenación mental, vivió alejada del gobierno de los reinos, recluida en Tordesillas.

Para mantener todo este imperio, Carlos I y sus sucesores tuvieron que hacer largas y costosas guerras durante sus respectivos reinados. También las guerras y la absorción de todas las riquezas que llegaban de América, provocaron el agotamiento y decadencia de Castilla.

Fernando II, al morir el 22 de enero de 1516, consciente de que su sucesor Carlos tardaría aún años en llegar a la Península Ibérica hasta terminar su formación, nombró a su hijo natural Alfonso de Aragón regente de los reinos de la Corona de Aragón y al Cardenal Cisneros, regente de Castilla, hasta la llegada a la península de Carlos, que no se produjo hasta el 19 de septiembre de 1517. Durante el interregno se produjeron muchos conflictos sociales debido a la ausencia de una autoridad clara.

Carlos I de España

Nupcias y descendientes de Carlos I

Se casó en Sevilla el 10 de marzo de 1.526 con Isabel de Portugal, hija del rey Manuel I de Portugal y María de Aragón, hija de los Reyes Católicos. De esta unión nacieron:

  • el infante Felipe II de Castilla (1527 – 1598)
  • la infanta María de España (1528 – 1603), casada el 1548 con el emperador Maximiliano II, emperador romano germánico
  • la infanta Isabel de Habsburgo (1529 -?), muerta joven.
  • el infante Fernando de Habsburgo (1530)
  • la infanta Juana de Habsburgo (1537 – 1573), casada el 1552o con el infante Juan de Portugal, hijo de Juan III de Portugal
  • el infante Juan de Habsburgo (1538 -?), muerto joven
  • el infante Fernando de Habsburgo (1539)

Tuvo varios hijos ilegítimos, entre los cuales:

Margarita de Parma (1522 – 1586), gobernadora de los Países Bajos
Juan de Austria (1547 – 1578), hijo de Bárbara Blomberg. Militar y artífice de la victoria en la Batalla de Lepanto de 1.571, y reconocido como hijo legítimo por el testamento de Carlos I.

Política interior

Carlos I fue educado en Flandes hasta que el 1517, con diecisiete años, se trasladó a Castilla para gobernar. Habiendo sido educado en el extranjero y viniendo con una corte extranjera, enseguida se encontró con la oposición de la nobleza ante su ascenso al trono: en las primeras cortes (Valladolid, 1518), los nobles le exigieron un juramento de respeto a las leyes del reino.

El 1.519, tras la muerte de Maximiliano I de Austria, su abuelo, Carlos tuvo que pedir a las ciudades un impuesto extraordinario para hacer frente a los gastos ocasionados por el acceso a la dignidad imperial alemana. Esta petición fue la que provocó la revuelta de las Comunidades de Castilla protagonizada sobre todo por clases urbanas, comerciantes, artesanos y pequeña nobleza de la mayoría de ciudades de Castilla. Juan de Padilla, Juan Bravo y Pedro Maldonado fueron los dirigentes de los comuneros , que fueron derrotados el 1523 en Villalar de los Comuneros y todos ellos ejecutados.

En la corona de Aragón, los primeros años del reinado de Carlos I, Valencia y Mallorca fueron las regiones de más conflicto social, porque estaban afectados por un malestar social y una crisis económica.

En Valencia, este movimiento, llamado la revuelta de las Germanías, se inició el 1.519 por la falta de dirección del país, ya que los dirigentes habían marchado por miedo a la peste. Representantes de las clases populares crearon la Junta de los Trece y asumieron el poder municipal. Del 1.521 al 1 523 fue la fase más radical de esta revuelta, cuando se añadieron los campesinos que, dirigidos por Vicent Peris, consiguieron ocupar el castillo de Xàtiva y derrotar a los señores de Gandia al sur. Sin embargo, fueron vencidos (en Valencia en 1521, y en Xàtiva y Alzira el 1522) y fueron duramente reprimidos. En el norte no duraron tanto y fueron vencidos por las tropas señoriales. En Mallorca hubo un movimiento similar que también tuvo una fase de menor intensidad y una de radical dirigida por Joanot Colom, quien consiguió que los señores se replegaran y los sitió. El 1523, sin embargo, fueron vencidos en Mallorca por las tropas reales.

El 1555, con la creación del Consejo de Italia, desvinculó el Reino de Nápoles de la Corona de Aragón.

Política exterior

El 1530, el papa Clemente VII le nombró emperador del Sacro Imperio como Carlos V. El imperio turco, Solimán I el Magnífico, con el apoyo de Francisco I de Francia, fue una gran amenaza para el imperio de Carlos. Del 1529 al 1532, los turcos sitiaron Viena y en el mediterráneo asediaban los barcos hispánicos. En la política exterior, a Carlos I se le planteaban graves problemas debido a la gran extensión de su Imperio. Mientras que él quería la alianza de los soberanos cristianos bajo la hegemonía del emperador alemán y con la ayuda del pontificado, el Reino de Francia no estuvo de acuerdo, como tampoco los príncipes alemanes ni el papado. Por lo tanto, él solo tuvo que hacer frente a la expansión del Imperio Otomano, que amenazaba Europa.

Carlos organizó dos operaciones de diferente fortuna contra ellos. La primera fue la conocida como la Jornada de Túnez, en 1535, por la que se le arrebató Túnez a Barbarroja y la segunda, la Jornada de Argel, en 1541, que fracasó debido al mal tiempo.

Carlos I mantuvo veinte y cinco años de guerra con Francisco I de Francia. El 1525 lo venció y lo hizo prisionero, pero un año después, como que el rey francés renunció a Milán (que ocupó el 1535), Nápoles y Génova, le soltó. El 1538 se firmó la Tregua de Niza, hasta que en 1.542 estalló una nueva guerra el 1544 la Paz de Crepy, que puso fin a las luchas entre Carlos I de Castilla y Francisco I, que se aliaron contra los otomanos.

Lucha contra el protestantismo

La Monarquía Católica o Monarquía Hispánica del rey Carlos I se hizo realidad cuando el monarca fue proclamado Emperador del Sacro Imperio bajo el nombre de Carlos V. El Emperador tomó unos compromisos entre ellas el de convocar reuniones o Dietas.

En el 1520, en la Dieta de Worms, su hermano Fernando fue nombrado regente del Imperio y ascendió al rango de archiduque. Al mismo tiempo el monje Martín Lutero fue declarado proscrito, y así se inició el enfrentamiento religioso entre católicos y luteranos, posteriormente conocidos como protestantes: los seguidores de la doctrina de Lutero se reunieron como órdenes reformadas en la Segunda Dieta de Espira de 1529, donde protestaron contra la decisión del emperador de restablecer el Edicto de Worms, que había sido suspendido en la precedente Dieta de Espira de 1526.

El 1530, durante la Dieta de Augsburgo se le presentó la Confesión de Augsburgo, en la que se respondió con el Concilio de Trento y la Contrarreforma.

Carlos V, defensor de la unidad religiosa cristiana, vio distorsionada su tarea debido al luteranismo que estaba surgiendo en Alemania. Intentó negociar con los protestantes, pero no fue posible y finalmente, combatirlos. Pese a que en la Guerra de Smalkalda derrotó la Liga Smalkalda en el 1.547 en la Batalla de Mühlberg, proclamó el Interim de Augsburgo, una especie de compromiso entre catolicismo y protestantismo pero dando prioridad al catolicismo . El luteranismo, sin embargo, se había afianzado en gran parte del imperio y este compromiso fue rechazado por muchos príncipes. La resolución de las tensiones religiosas sólo se alcanzó el 1555 en la Dieta de Augsburgo.

Abdicación y herencia

Por el Tratado de Chambord de 1552, Enrique II de Francia consiguió la alianza de los príncipes protestantes de Alemania contra el emperador, y fue autorizado a tomar Metz, Toul y Verdun. Carlos, que estaba preparando su abdicación, con el Tratado de Vaucelles buscó la paz con Francia, concluyendo una tregua de cinco años y se reconocían las nuevas posesiones francesas (los obispados de Metz, Toul y Verdun, muchas plazas fuertes entre Luxemburgo y Flandes, y posesiones diversas en el Piamonte, en el centro de Italia y Córcega).

Cansado de las numerosas guerras, en las abdicaciones de Bruselas de 1555 – 1556, Carlos I deja la corona Imperial del Sacro Imperio Romano Germánico a su hermano Fernando I de Austria y las de Castilla y León y Aragón, junto con las Indias Occidentales y las plazas norteafricanas a su hijo mayor Felipe II de Castilla. Retornó a Castilla y el día 3 de febrero de 1557 se recluyó en el monasterio de Yuste, Cáceres, donde murió el 21 de septiembre de 1558.

En su testamento reconoció a su hijo, Juan de Austria como hijo suyo nacido de la relación extramatrimonial con Bárbara Blombrg en el 1,545.

En el 1.573 el rey Felipe II dispuso el traslado de los restos de Carlos V y de la infanta Leonor de Austria, reina de Portugal, en el Monasterio de El Escorial, trabajo que fue realizada por el 5º conde de Oropesa, Juan Álvarez de Toledo y de Monrós.

El ataúd de Carlos V fue situado en la Cripta Real del Monasterio de El Escorial conocido como el Panteón de Reyes.

Vota este post

Deja tu comentario sobre alguna de estas Historias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Historias Insólitas y Curiosidades para compartir