La Historia de Hachiko:El Perro Fiel

¿No conoces la historia de Hachiko?La lealtad de los perros a sus amos no conoce límites. Si les regalas tu respeto, ellos te recompensarán con amor sincero e incondicional.

Todos los que hemos tenido mascota sabemos que vínculo especial se forma con ella y la recordamos con cariño aunque ya no estén. En el caso de los perros, es algo alucinante. Llegas a casa y sabes que te han estado esperando, se te tiran encima y son los bichos más felices del mundo.

Recuerdo con especial cariño a mi perro, que todos los días (sin faltar ni uno) se sentaba delante de la puerta de casa esperando a que viniese mi padre de trabajar. A mí eso me hacía mucha gracia. Me recordaba a Hachiko, un perro japonés de raza akita mundialmente recordado por la lealtad que demostró a su amo.

Si buscas una historia de lealtad y animales , sigue leyendo…no encontrarás otra igual…

La Verdadera Historia de Hachiko: El perro Fiel

Hachiko nació en 1923 en Odate, Akita. A principios de 1924 fue regalado al profesor del Departamento de Agricultura en la Universidad de Tokio, Eisaburo Ueno. El perro, en un principio, iba a ser un regalo para su hija pero ésta abandonó pronto el seno familiar al casarse y el profesor decidió quedarse con Hachiko. Se hicieron inseparables.

Así, ambos iban juntos a la estación de Shibuya. Ueno cogía el tren para ir a trabajar y Hachiko volvía a casa y luego regresaba para recibir a su amo al final de la tarde. Este hecho se convirtió en una rutina para ambos y no pasó desapercibida a los ojos de los viajeros. Esta rutina continuó hasta 1925, cuando el profesor sufrió un paro cardíaco mientras trabajaba en la Universidad de Tokio y murió. Esa tarde, Hachiko regresó a la estación y jamás regresó a casa. Se quedó allí esperando a que su amigo regresara. Pasó allí los 9 años siguientes de su vida, siendo cuidado y alimentado por las personas que transitaban la estación y estaban al corriente de la historia.

hachiko el perro fiel

Tanto fue lo que conmovió la historia del perro fiel que en 1934 erigieron una estatua de bronce en su honor en la estación de Shibuya. En 1935, Hachiko fue encontrado muerto en la estación, en el mismo lugar donde había esperado pacientemente el regreso de su amo. Al lado de la tumba del profesor Ueno, en el  cementerio de Aoyama, se erigió un monolito con el nombre de Hachiko.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la estatua de bronce fue fundida para construir armas. Sin embargo, solo dos años después, se construyó otra que lleva allí desde entonces y es un punto de encuentro muy famoso en Shibuya.

Películas de Hachiko

Tanto ha trascendido la historia de Hachiko en la cultura popular que se han hecho innumerables referencias a él en distintas obras audiovisuales. Podemos encontrar películas de la historia de Hachiko (Hachikō fue el protagonista de la película de 1987, dirigida por Sejiro Kojama, que cuenta la historia de su vida desde su nacimiento hasta su muerte y la protagonizada por Richard Gere en 2009); las series de televisión también le rinden homenaje. ¿Quién no recuerda ese lacrimógeno capítulo de Futurama en el que Seymour, el perro de Fry, lo espera años y años delante de la pizzería donde trabajaba?  Incluso el mundo de los videojuegos ha querido recordar a Hachiko mostrando la famosa estatua y nombrándolo, recordándolo por su fidelidad.

historia de perro fiel japonés

Otras historias de Perros Fieles

Aunque no todo se queda en Hachiko. Hay más casos que han aparecido a lo largo del mundo y que se han dado a conocer, aunque ninguno de ellos ha trascendido tanto como el caso de Hachiko. Tenemos el caso de Greyfriars Bobby, un perro escocés que permaneció junto a la tumba de su amo John Gray durante 14 años.

Incluso en España podemos encontrar el caso de Canelo, que acompañaba a su amo al hospital donde recibía su tratamiento de diálisis. Un día, tras muchas complicaciones, su amo fue internado y tiempo después falleció. Canelo se negó a moverse del hospital y estuvo esperando durante 12 años el regreso de su amo. Multitud de vecinos intentaron adoptarlo pero el perro siempre regresaba al hospital. Incluso la perrera intentó llevárselo pero se vieron obligados a soltarlo ante la insistencia de los vecinos. En 2002 fue atropellado por un conductor que se dio a la fuga y nunca fue identificado. En su honor, se puso su nombre a una calle en la cual se instaló una placa conmemorativa de bronce.

¿Conoces alguna otra historia de perros o animales fieles?

2 Comments

    • elcuentista Reply

Deja tu comentario sobre alguna de estas Historias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Historias Insólitas y Curiosidades para compartir