“Moro”, la historia del perro que Acompañaba en los Entierros

¿Crees que los perros pueden tener instintos especiales relacionados con la muerte?

La siguiente historia, es la de un perro  que no sólo se anticipaba a la muerte, sino que acompañaba al difunto hasta su entierro…Sigue leyendo si te gustan las historias de misterios

Ese perro se llamaba “Moro” y vivió en el pueblo de Fernán Núñez, en la provincia de Córdoba. Nadie sabe muy bien como llego al pueblo, algunos decían que lo habían abandonado en la carretera junto a un bar, otros que había sido encontrado junto al cadáver de un vagabundo…Sea como llegara aquel perro, enseguida se hizo famoso en el pueblo debido a su extraña costumbre de presentarse en la puerta de alguien que acababa de fallecer y esperar allí a que la comitiva se iniciara para acompañarla hasta la iglesia, y de ahí al cementerio. Este recorrido se hacía antiguamente a pie, y siempre se situaba justo detrás del féretro y delante de los familiares.

el perro de los entierros

Dicen que esto ocurría aunque el fallecido viniera trasladado de otro lugar para ser enterrado en el pueblo. El perro esperaba en la casa o en la carretera para que llegara el coche fúnebre. También se cuenta que “Moro” percibía la muerte ya que solía esperar delante de la casa del moribundo hasta que este falleciera.

Muchos han querido explicar esta extraña conducta alegando que al can le atraían las manifestaciones en las que participaba mucha gente, pues en ellas podría obtener caricias y comida. Sin embargo, nunca asistió a bodas, bautizos o cualquier acto colectivo que con estas mismas características se celebraban en el pueblo.

Como podéis imaginar mucha gente temía a “Moro” en el pueblo, por considerarlo una especie de “mensajero de la muerte”, a nadie le gustaba tenerlo en su puerta si se estaba enfermo. Otros, si embargo, cuidaban de él proporcionándole agua y comida.

Desgraciadamente, en 1983, una pandilla de animales, algo perjudicados por el alcohol, lo mataron de una paliza cerca de la Fuente de los Caños Dorados y nada se pudo hacer por su vida. Varios hombres cavaron una fosa junto a unos paredones, en el lugar llamado las “Huertas Perdidas” y allí lo enterraron. Transcurrido algún tiempo esos muros se derrumbaron inexplicablemente  sobre la tumba del animal, como queriendo constituirse en mausoleo de tan singular criatura.

Doce años más tarde fue inaugurado en Fernán Núñez un monumento en el Parque de las Fuentes que honraba la memoria de “Moro”.¿Verdad o mentira?

[youtube id=”unaNOMKasL4″ align=”center” mode=”normal” maxwidth=”600″]

Sólo resta que nos dejes tu comentario si has conocido alguna historia semejante y la compartas en tu s redes sociales!

Vota este post

Deja tu comentario sobre alguna de estas Historias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Historias Insólitas y Curiosidades para compartir