El Misterio de la muerte de Napoleón Bonaparte

Napoleón Bonaparte (Ajaccio, Córcega, 15 de agosto de 1769o – Santa Helena, 5 de mayo de 1.821 mil) fue un militar y hombre de estado francés.

Fue general del ejército durante la Revolución Francesa, alto dirigente de Francia como Primer Cónsul de la Primera República Francesa (11 de noviembre de 1799 – 18 de mayo de 1.804), y Emperador de los Franceses, con el nombre de Napoleón I del Primer Imperio Francés, (18 de mayo de 1804 – 6 de abril de 1814), y posteriormente y de forma breve desde el 20 de marzo al 22 de junio de 1815. Fue también Rey de Italia, Mediador de la Confederación Suiza y Protector de la Confederación del Rin. También, mientras que fue Emperador de los Franceses fue copríncipe de Andorra.

Comenzó a destacar a raíz de la Revolución Francesa, donde comandó diversas campañas de éxito contra la Primera Coalición y la Segunda Coalición. En los años de cambio de siglo (del XVIII al XIX), en sólo una década, los ejércitos franceses bajo su mando lucharon contra casi todas las potencias europeas del momento, ganando el control de la mayoría del territorio de la Europa continental por conquista o alianza. Nombró monarcas o importantes figuras de gobierno a miembros de su familia y amigos.

La desastrosa invasión de Rusia el año 1812 marcó el punto de inflexión. Después de esta derrota y de la derrota en la Batalla de Leipzig, en octubre de 1813, la Sexta Coalición invadió Francia, forzando a Napoleón a abdicar en abril de 1814. Se exilió a la isla de Elba, isla donde estuvo confinado Napoleon. Poco tiempo después, retornó al poder en un episodio llamado posteriormente el Gobierno de los cien días, pero volvió a ser derrotado -definitivamente- en la batalla de Waterloo, el 18 de junio de 1.815. Pasó los seis años del final de su vida en la isla de Santa Helena, en el océano Atlántico sur, bajo supervisión británica.

Napoleón desarrolló pocas innovaciones en el terreno militar, pero destacó por utilizar las mejores y más variadas tácticas. Este hecho unido a la reforma y modernización del ejército francés, lo llevó a las abrumadoras victorias iniciales. Sus campañas aún son estudiadas en las academias militares de todo el mundo, y es recordado como uno de los más grandes comandantes de la historia. Más allá de este hecho, Napoleón es también recordado por el establecimiento del Código Napoleónico.

La derrota de Waterloo significó la derrota del poder militar francés y la caída definitiva del emperador francés:Napoleón.. Destronado, el ex emperador fue confinado en la isla de Santa Helena, donde su salud declinó aceleradamente hasta su muerte el 5 de mayo de 1821.
El último capítulo de la novela que fue la vida de Napoleón Bonaparte comenzó el 15 de octubre de 1815, cuando el ya exemperador de Francia desembarcó en Santa Elena, una isla en medio del Atlántico, después de dos meses de viaje a bordo del ‘Northumberland’ y de cuatro de su derrota en Waterloo, ante británicos y prusianos.

Gran Bretaña, a la que Napoleón se había entregado, había decidido confinarlo en aquel remanente de un volcán extinguido, un trozo de lava y arcilla de 122 km2, 15 grados al sur del ecuador y a unos 1.900 km de la costa oeste de África, con una población de cuatro mil almas que incluían una guarnición de mil soldados -cifra que se triplicó para vigilar el prisionero-, esclavos negros y súbditos chinos, indios y malayos.

napoleon bonaparte

Napoleón no llegó solo. La acompañaban tres oficiales y un chambelán con sus respectivas familias, un médico y doce criados, 28 personas en total. La mayoría se instaló en Longwood House, una vivienda inhóspita de paredes floridas e infestada de ratas, originalmente destinado a guardar ganado y que se reformó y amplió para acoger a los desterrados. Allí, el grupo escenificará una monótona rutina a lo largo de cinco años y pico.

Napoleón se levantaba a las seis, toma café, se afeita y cabalgaba por el perímetro por donde se puede mover sin escolta; al volver del paseo, se baña y recibe sus colaboradores. Por la tarde dictaba sus memorias y atendía las visitas de viajeros ocasionales que quieren conocer. La cena es a las ocho, con los oficiales y sus esposas (obligatorios el uniforme de gala y el vestido de noche), y la sobremesa se ​​dedica al ajedrez y los juegos de cartas, en los que los cortesanos dejan que el emperador haga trampa. A veces, el remate de la velada es la lectura de fragmentos de clásicos (Homero, Corneille, Voltaire, etc.) por parte de Napoleón antes de que a las diez todo el mundo se retire a descansar. Otro tema es que el curso pueda dormir, ya que, entre otras cosas, sufre de insomnio.
Condenado a aburrirse

A pesar de esta condena al aburrimiento y que sus carceleros le nieguen la dignidad real -que el enfurece de lo más-, Napoleón sacará provecho de las circunstancias, como siempre ha hecho, y convertirá su destino de héroe caído en la base de su leyenda. Consciente de que la rodean futuros biógrafos, trata de ofrecer su mejor cara (él mismo, a las memorias que dicta, consigue que el teniente Bonaparte salve el emperador Napoleón), y en la lucha para triunfar en la posteridad el ayudará, involuntariamente, uno de los personajes que más a pulso se ha ganado la fama de antipático a los ojos de la historia: el general de división Hudson Lowe, gobernador de Santa Helena a partir del 1816 y considerado estúpido, suspicaz y envidioso por sus compañeros del ejército, incluido el vencedor de la batalla de Waterloo, Wellington.

Hudson Lowe vivía atemorizado pensando que Napoleón pudiera huir de la isla. En consecuencia, restringió la libertad de movimientos, censurarle la correspondencia, recortarle los gastos de su manutención y obstaculizar el paso de los visitantes a Longwood House si no accedían a hacerse informadores suyos, además de molestar -el con otras vejaciones de poca o mucha vuelos. Obviamente, el emperador lo odiaba y esperaba lo peor de él, y la última entrevista entre los dos, el 18 de agosto del 1816, fue bastante violenta porque no volverían a verse nunca más. Desde entonces, se comunicarían a través de intermediarios. La actitud miserable de Lowe nutrirá el mito napoleónico de un infortunio que la humanitzarà y lo hará prácticamente indestructible. Pero las presiones del gobernador inciden en el entorno del emperador, tomado por el sopor y las rencillas, y algunos miembros de la pequeña corte vuelven a Europa cuando se les presenta la ocasión.

Además del creciente aislamiento, Napoleón tiene problemas salud, que nota que le falla desde que ha llegado a la isla. La sarta de trastornos (palpitaciones, obesidad, dolor en las encías, diarreas que se alternan con estreñimiento) que torturan a un hombre hasta entonces habitualmente sano, confunden los doctores, que un día hablan de hidropesía y otro de hepatitis crónica .

En septiembre de 1819, su madre, Letizia, le envía un médico especialista de corazones, Francesco Antommarchi, al que Napoleón dice que su padre había muerto de cáncer, y le pregunta si el mal es hereditario. Esta sospecha se añade a otra que tiene: los ingleses la envenenan y Lowe es su verdugo.

La idea lo domina tanto que a su testamento escribe: “Muero prematuramente, asesinado por la oligarquía inglesa”. En julio de 1820 , Antommarchi constata que Napoleón sufre temblores, fiebre, migraña, náuseas, tos seca y vómito bilioso, los síntomas iniciales de una enfermedad que le hincha el abdomen y el haría delirar antes de llevarlo a la muerte el 5 de mayo de 1821, a los 51 años de edad. Siete doctores británicos se reunieron con Antommarchi para realizar la autopsia, pero no se pusieron de acuerdo en sus conclusiones finales, aunque aceptó el diagnóstico hecho por el médico de Napoleón: defunción causada por una úlcera estomacal cancerosa. El emperador permanecería enterrado en la isla de Santa Helena hasta que fue trasladado a la ciudad de París en 1840.

Misterio sobre la muerte de Napoleón Bonaparte

Casi un siglo y medio más tarde, Sten Forshufvud, un dentista y toxicólogo sueco, al leer las memorias del mayordomo de Napoleón en Santa Helena, Louis-Joseph Marchand, publicadas en 1955, descubrió que al emperador le daban una mezcla de jarabe de almendras y una droga llamada ‘calomelano’, un vomitivo que debilita el estómago e impide que expulse algunas sustancias peligrosas.

El análisis de un mechón de pelo de Napoleón, propiedad de los herederos de Marchand, reveló la existencia de una tasa elevada de arsénico en el cuerpo , lo que explicaba que el cadáver, al ser exhumado el 1840 para ser trasladado a Francia, se conservara intacto -el arsénico retrasa la descomposición de los tejidos-.

Era evidente que el emperador había sido envenenado de manera progresiva y periódica desde hacía bastante tiempo para dañarle la salud y hacer le creer que declinaba y se debilitaba debido a una enfermedad normal. Pero ¿quién fue el asesino? Alguien muy cercano a Napoleón, un integrante de su círculo, lo que descartaba el gobernador de Santa Helena Hudson Lowe y limitaba a tres los sospechosos, localizados entre los que quedaban del cortejo exiliado con Bonaparte en 1815: Marchand y los generales Henri Bertrand -uno de los compañeros de armas más antiguos del exemperador francés- y Charles Montholon.

El dentista sueco señaló este último (el conde Charles Montholon) como instigador y principal culpable del envenenamiento, dado que la fidelidad del primero estaba probada y que el general Henri Bertrand, aunque también estuvo en el exilio, era de los pocos que no vivía en Longwood House.

tumba de napoleón bonaparte

¿Los presuntos motivos de Montholon para matar a Napoleón? Varios: que los Borbones, de nuevo al trono de Francia y que lo habrían captado como agente, le perdonaran el hecho de haberse apropiado de seis millones de francos de la caja del ejército en 1814 -afer demostrable del todo- a cambio de que evitara que a Napoleón le vinieran ganas de volver al país y recuperar el poder; vengarse en deducir que su hija pequeña, de nombre Napoléone, nacida en la isla de Santa Helena, era en realidad hija del emperador, el cual parecía mantener una apasionada amistad con Albine, la mujer del general; y finalmente, embolsarse, lo antes posible, los dos millones doscientos mil francos que el curso le dejaba a su testamento, él, un derrochador, que siempre estaba endeudado.

El general Montholon estaba en el lugar adecuado para ejecutarlo con calma, ya que tenía cuidado de la bodega e importaba un vino sudafricano para disfrute exclusivo de Napoleón, que, teóricamente, no probaba nadie más, aunque excepcionalmente algunos lo bebieron y experimentaron también ciertas molestias. Mediante aquel vino podía administrar el arsénico a su víctima sin demasiadas complicaciones. No sabemos si el gobernador Hudson Lowe estaba al corriente, pero en caso afirmativo su apatía ante los sufrimientos de Bonaparte podía significar que consentía aquella cruel situación.

Contra la tesis defendida por Forshufvud, que al hacerse pública provocó un revuelo que todavía dura, se ha argumentado que el exceso de arsénico en los cabellos de Napoleón es atribuible a la presencia de este elemento en las lociones capillares de la época o el papel pintado de las paredes del dormitorio del emperador, que se habría volatilizado por culpa del clima de la isla de Santa Helena.

Y también, que carecía el cuerpo de signos esenciales propios de una intoxicación de estas características, tales como placas de pigmentación negruzca, y que las acusaciones que responsabilizan a Montholon del hipotético asesinato sólo se basan en indicios no certificados. Sobre la solución al enigma, se ha comentado a menudo que examinar los restos de Napoleón, seguramente, lo aclararía todo. El problema es, convencer al Gobierno francés para que abra la tumba de 35 toneladas de roca pórfido donde reposa el emperador.

No Responses

Deja tu comentario sobre alguna de estas Historias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Historias Insólitas y Curiosidades para compartir