Saltar al contenido

6 consejos para organizar un fin de semana en Berlín

28 enero, 2018
berlin

Berlín es una ciudad fascinante. La capital alemana es un destino que ofrece a los visitantes un sinfín de cosas para ver y hacer.

Sin embargo, al ser una ciudad grande, las largas distancias a recorrer y el gran número de atracciones turísticas, desafortunadamente, le obligarán a tomar decisiones.

Visitar Berlín un fin de semana es una posible misión, pero el viaje debe planificarse con inteligencia. No se preocupe: si sólo dispone de un fin de semana, todavía puede disfrutar de unas vacaciones culturales divertidas y estimulantes.

He aquí 6 consejos de viaje para organizar un fin de semana sin estrés en Berlín.

1. Fin de semana en Berlín? Utilizar el transporte público

Empieza desde una de las cosas más importantes a planificar: viajar. Si, cuando llegas a la ciudad, ya sabes cómo moverte por esta metrópolis en expansión, todo te parecerá más fácil.

El sistema de transporte público de Berlín es uno de los mejores de Europa: todo funciona a tiempo y con eficiencia. El paso de metro y autobús con una cadencia impresionante.

El transporte público cubre toda la ciudad y hay precios perfectos para los turistas. En concreto, podrá suscribirse a un billete de bajo coste de 2 días (aprox. 13 euros), válido para el tren aéreo, tranvía, metro y, obviamente, todos los autobuses.

2. Hoteles y vuelos en Berlín sin gastar demasiado

Para buscar un buen hotel, además de los consejos de mis amigos que ya han estado en una ciudad, suelo elegir la zona donde alojarme y consultar los comparadores de precios online. Todo desde hoteles, B&Bs y apartamentos hasta apartamentos. Con el fin de ahorrar un poco de dinero, también puede optar por una habitación alquilada a disposición de los turistas por los lugareños. Las ofertas son a menudo muy buenas en casas con un diseño especial. Para los mochileros siempre hay el couchsurfing, que en Alemania es muy extendido y seguro.

Para elegir un buen lugar para pasar la noche, basta con mirar el mapa de Berlín y centrarse en las zonas donde hay más cosas que ver: el “centro” es toda la zona entre Alexanderplatz, Nikolaiviertel y la isla de los museos.

En lo que respecta a los vuelos, depende mucho de la ciudad en la que se despegue. Puede encontrar buenas ofertas de vuelos a Berlín en Momondo, Expedia u otros comparadores de precios.

3. Elija la guía de viaje correcta

Berlín -como ya he anticipado- es una ciudad enorme que le pondrá en frente de diferentes opciones: dar la vuelta por una zona de la ciudad significará, de hecho, renunciar a otras atracciones igualmente interesantes y dignas de ser vistas.

Por esta razón, mi consejo es que se ponga en contacto con un guía  que esté realmente bien preparado, y que pueda hacer un recorrido por las atracciones turísticas más bellas de Berlín, optimizando tanto el tiempo como las compras. Incluso si cuestan más, los tours personalizados pueden ser muy satisfactorios, especialmente para aquellos que necesitan verlo todo en el menor tiempo posible.

La alternativa es partir de casa con un itinerario apretado definido como etapa por etapa. Su smartphone puede ser de gran ayuda si necesita seguir mapas e itinerarios, y si necesita información y curiosidad sobre los monumentos que está visitando en tiempo real.

Personalmente me encantan las guías de papel. Para visitar Berlín usé la National Geographic Traveler Guide y me encontré muy bien. Te lo recomiendo!

4. Fin de semana en Berlín: qué hacer y qué ver

Aunque Berlín es enorme, hay monumentos y lugares interesantesque no puedes dejar de visitar, aunque sólo tengas un fin de semana a tu disposición.

¿Qué ver en Berlín? En primer lugar, el Palacio del Reichstag, que alberga el Parlamento alemán, que no se puede perder, aunque sólo sea por la impresionante vista que ofrece la cúpula panorámica de cristal.

Si quiere disfrutar de una vista espectacular de Berlín desde arriba, le recomiendo que reserve la entrada a la Torre de Televisión.

Por último, haga un recorrido por Mitte, el barrio que alberga los principales edificios de Berlín, como la Ópera, Potsdamer Platz, la Puerta de Brandenburgo, el Holocausto Mahnmal (o Denkmal) y Unter den Linden, la avenida arbolada más famosa de la ciudad.

5. Qué comer en Berlín

Si son personas que les gusta ir al restaurante, tengan mucho cuidado con los consejos: es costumbre dejar uno que cubra el 10% del presupuesto total.

Si prefiere dedicarse a la comida de la calle,  apreciará los coloridos y ruidosos puestos que ofrecen Currywurst: una salchicha a la parrilla salpicada con salsa de tomate y curry.

Entre las otras especialidades que se pueden degustar en Berlín, me gustaría mencionar el muy típico Schnitzel, una fragante chuleta de enormes dimensiones acompañada de patatas fritas, el Eisbein, una pata de cerdo con chucrut y, por supuesto, el Krapfen, donuts fritos rellenos de mermelada.

6. Atención a bicicletas y ciclistas

Bicicletas. Bicicletas por todas partes. Desde este punto de vista, Berlín se parece mucho a Ámsterdam: las bicicletas tienen prioridad sobre todo, incluidos los peatones.

Si da un paseo por las calles de la capital alemana, no cruce los carriles bici. Un ciclista podría atropellarle de un momento a otro, y decirle toda clase de insultos, ya que hay muchos turistas extranjeros que invaden todos los días los carriles  para bicicletas.

Guías de Viaje sobre Berlin

Comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter