Manfred von Richthofen, el Barón Rojo

Uno de los ases de la aviación de la Primera Guerra Mundial junto con el francés Renè Fonck.
Admirado y temido por sus enemigos, Manfred von Richthofen llevó a cabo unos 80 derribos de aviones enemigos en una época en que el avión pasó a ser un instrumento de reconocimiento a un arma decisiva de guerra.

Héroe de los alemanes y respetado por sus enemigos durante la Primera Guerra Mundial, Manfred von Richthofen nació en  una familia aristocrática , pasando a ser miembro de la caballería a unos de los ases de la aviación.

Casi 100 años después de que fuera abatido, todavía hoy no se sabe exactamente quién fue el causante de su muerte.

Varias teorías han aparecido y se han descartado desde entonces, pero aún sigue despertando el interés de algunos investigadores que quieren resolver uno de los hechos más misteriosos de la Primera Guerra Mundial.

Manfred von Richthofen, el Barón Rojo.

El rojo era el color de su aparato y por tanto no tiene implicaciones políticas.

Los franceses lo conocían más por “Le Diablo Rouge” ( “Red Devil” en inglés) o “Le petit Rouge” (“Little Red” en inglés). En Inglaterra también fue conocido por “Red Knight” .

Manfred nació en Kleinburg, cerca de Breslauen el seno de una familia aristocrática de Prusia. Hijo del Mayor Albrecht Phillip Karl Julius Freiherr von Richthofen .

baron rojo

A la edad de 4 años, la familia se trasladó a Schweidnitz . Era un gran amante de montar a caballo, cazar y la gimnasia en la escuela. Con sus hermanos, Lothar y Bolko, cazaban jabalíes, alces, pájaros y ciervos.

Tras recibir educación tanto en casa como en la escuela a Scweidnitz, comenzó con el entrenamiento militar a la edad de 11 años. Después de completar la preparación militar en 1911, entró a una unidad de caballería de Ulan.

Al inicio de la Primera Guerra Mundial, Manfred sirvió como caballero oficial de reconocimiento tanto en el frente occidental como el frente oriental. Las operaciones tradicionales de caballería quedaron pronto obsoletas debido a la aparición de las ametralladoras y el alambre de espino. Debido a esto, los Uhlan fueron reconvertidos en infantería.

Decepcionado por no poder participar más activamente en el conflicto bélico, von Richthofen se enroló en la Luftstreitkräfte. Una vez que la solicitud fue aceptada, entró en el servicio aéreo a finales de mayo de 1,915.

De junio a agosto de 1915, von Richthofen fue observador en misiones de reconocimiento al frente oriental con el Fliegerabteilung 69 (“Escuadrón de vuelo núm. 69”). Al ser trassladado al frente, logró abatir un aparato Farman francés con la ametralladora de su aparato (pensado para observación), aunque no fue acreditado con la victoria, ya que el aparato abatido cayó detrás de las líneas enemigas y por tanto, no pudo ser confirmado.

En octubre de 1915 comenzó su entrenamiento como piloto de caza. En marzo de 1916 entra en la Kampfgeschwader 2 (“Escuadrón de bombarderos núm. 2”) pilotando un Albatros C.III.

¿Quién fue el Barón Rojo?

Después de un periodo pilotando aparatos biplaza en el frente oriental, conoció el as de la aviación Oswald Boelcke en agosto de 1916. Boelcke, que estaba de visita en el frente oriental buscando candidatos potenciales para su unidad, recientemente formada, seleccionó a von Richthofen para entrar en la Jagdstaffel 2 (“Escuadrón de cazas”).

Tras su primera victoria confirmada, von Richthofen encargó una pequeña copa de plata con la fecha y el tipo de aparato enemigo grabados a un joyero de Berlín. Siguió con esta costumbre hasta que tuvo 60, momento en que las restricciones de plata de una Alemania bloqueada comenzaron a hacerse notorias.

En lugar de utilizar tácticas arriesgadas y agresivas como las que su hermano Lothar (40 victorias) utilizaba, Manfred cumplía un conjunto de máximas (conocidas como la “Dicta Boelcke”) para asegurarse el éxito tanto del escuadrón como de sus pilotos.

No era un piloto espectacular ni que hiciera uso de grandes acrobacias, como por ejemplo su hermano o el popular Werner Voss. Además de ser un buen táctico en combate y líder de escuadrón, era un tirador soberbio, y en combate veía su aparato como una plataforma desde la que utilizar sus armas. Su movimiento más típico era aparecer, junto con su escuadrón cubriendo los flancos, desde más altura en descenso, aprovechándose del deslumbramiento causado por sorprender al enemigo.

postal de 1917 del Baron rojo

Manfred von Richthofen» por Nicola Perscheid[1]. Disponible bajo la licencia Dominio público vía Wikimedia Commons.

El 23 de noviembre de 1916, von Richthofen abatió su adversario de más renombre, el Mayor británico Lanoë Hawker (Cruz Victoria), descrito por el mismo von Richthofen como “el Boelcke británico” (en referencia a que tanto Boelcke como Hawker eran los primeros ases de la guerra).

Esta victoria sucedió con von Richthofen pilotando un Albatros D.II .

Después de este combate, pensó que necesitaba un caza más ágil, aunque significara una pérdida de velocidad punta. Por ello, cambió a un Albatros D.III en enero de 1917, anotando dos victorias más antes de sufrir una rotura en laparte del ala inferior del aparato.

En enero de 1917, después de su victoria número 16 confirmada, von Richthofen recibió la Pour le Mérite (“The Blue Max”), la condecoración de mayor valor en la Alemania de aquellos tiempos. En ese mismo mes, se hizo cargo de la Jasta 11, escuadrón que finalmente incluiría parte de la élite de los pilotos alemanes, la mayoría aprendices suyos. Gran parte de estos se convertirían más tarde, len íderes de sus propios escuadrones.

Como ayuda práctica para el fácil reconocimiento de los aparatos del escuadrón en medio de los combates, los aparatos de la Jasta 11 adoptaron pronto colores rojos con varios rasgos distintivos individuales.

Algunos de los aparatos de von Richthofen fueron pintados íntegramente de rojo. Este hecho provocó repercusión y sirvió de propaganda para los alemanes, incluso haciendo que entre las filas aliadas se la llamara “Le Petit Rouge”.

Richthofen lideró su nueva unidad con un éxito sin precedentes, especialmente durante lo que se conoce por “Abril Sangriento de 1917”. Sólo en ese mes, hizo caer 22 aparatos británicos, llegando oficialmente a las 52 victorias.

Estas eran bastante móviles y a menudo combinaban tácticas y estrategias gracias a la facilidad de comunicación entre las diversas partes del frente, gracias a las nuevas tecnologías.

Estratega brillante, se basó en las tácticas de Boelcke. A diferencia de éste,  lideraba con ejemplo y fuerza de voluntad en lugar de simple inspiración. A menudo también fue descrito como distante, poco emocional y sin sentido del humor.

Aunque estaba actuando con los deberes de un teniente coronel (en términos modernos de la Royal Air Force, un comandante de ala) permaneció con el rango de capitán.

El 6 de julio, durante un combate contra una formación de biplaces FE2d del Escuadrón núm. 20 de la RFC, cerca de Wervicq, von Richthofen recibió una herida grave en la cabeza, recuperando la conciencia con tiempo suficiente para ejecutar un aterrizaje forzoso, siendo más tarde hospitalizado y obligado a permanecer en tierra durante varias semanas. La victoria aérea fue acreditada al capitán Donald Cunnell , que sin embargo, moriría pocos días más tarde.

Aunque el Barón Rojo volvió al servicio activo en octubre de 1917, se cree que la herida habría causado un daño crónico, ya que a partir de entonces sufrió mareos y dolores de cabeza , así como un cambio en el su temperamento. Incluso existe una teoría que vincula esta herida con su muerte.

Fue durante su convalecencia cuando von Richthofen -probablemente ayudado por un escritor anónimo de alguna unidad de propaganda alemana-  escribió su “autobiografía”, Der Rote Kampfflieger.

El 1918, von Richthofen había convertido en una leyenda y eso causó cierto temor ya que su muerte podía causar un golpe para la moral del pueblo alemán.

Él mismo rechazó aceptar un trabajo de despacho después de la herida sufrida, declarando que los soldados alemanes no tenían elección hacia sus deberes y obligaciones, y que, por ello, él continuaría volando y combatiedo.

Richthofen fue muerto justo hacia las 11 de la mañana del 21 de abril de 1918, mientras sobrevolaba la Cresta de Morlancourt, cerca del río Somme.

En el momento de su muerte, el Barón había estado persiguiendo a muy baja altura un Sopwith Camel del piloto canadiense novel, el teniente Wilfrid “Wop” May del Escuadrón núm. 209 (RAF) de la RAF. Al mismo tiempo, el Barón estuvo en el punto de mira durante un instante y atacado por un compañero de escuela (y comandante del escuadrón aliado) de May, el capitán canadiense Arthur Roy Brown, quien tuvo que hacer una maniobra peligrosa para intervenir descendiendo a gran velocidad mientras atacaba y posteriormente, debiendo retomar el vuelo para evitar estrellarse. Richthofen maniobró para esquivar este ataque, y luego prosiguió su persecución sobre May.

Fue probablemente en ese instante de la persecución a May cuando von Richthofen fue herido de muerte por una sola bala , la cual causa graves daños a su corazón y pulmones haciendo que su muerte fuera probablemente rápida.

En los últimos segundos de vida, von Richthofen consiguió hacer un, aunque precipitado, aterrizaje controlado en un campo cerca de la carretera entre Bray y Corbie, justo al norte de Vaux-sur-Somme, en un sector controlado por el ejército australiano.

Un testigo, el artillero George Ridgway, afirmó que cuando él y otros soldados australianos llegaron al aparato, von Richthofen todavía estaba vivo pero que murió instantes después.

Otro testigo, el sargento Ted Smout del Australian Medical Corps, informó que la última palabra de von Richthofen fue “kaputt”.

Su Fokker Dr.I, 425/17 no fue especialmente afectado por el aterrizaje y la unidad aliada del aire más cercana, el Escuadrón núm. 3 (RAAF), de la fuerza del aire australiana, se hizo cargo de los restos del Barón.

En 2009, se encontró el certificado de defunción de von Richthofen  en los archivos de Ostrów Wielkopolski, Polonia.

Teorías sobre la Muerte del Barón Rojo.

Hipótesis contradictorias y comprometidas continúan aún sobre la identidad de la persona que disparó el tiro que causó la muerte a von Richthofen.

La RAF acreditó a Brown con la victoria. Sin embargo, von Richthofen murió poco después de que una bala fatal le hiriera, entrando por la axila derecha y volviendo a salir cerca del pezón izquierdo. Si ésta hubiera sido de alguna de las ametralladoras de Brown, habría sido imposible que von Richthofen hubiera podido continuar su persecución a May durante el tiempo que lo siguió haciendo.

Los expertos, sin embargo, están generalmente de acuerdo en que von Richthofen fue muerto por alguien desde tierra.

La trayectoria marcada por la herida de su cuerpo indicaba que la bala había seguido un camino ascendente, desde el lado derecho , y más importante, que probablemente había sido recibida poco tiempo después del ataque de Brown.

Muchas fuentes, incluyendo el artículo de 1.998 del Dr. Geoffrey Miller, un médico e historiador de medicina militar, y un documental del Public Broadcasting Service estadounidense en 2003, han sugerido que el Sargento Cedric Popkin es probablemente la persona que mató a von Richthofen.

Popkin era un artillero antiaéreo de Australia y estaba utilizando una ametralladora Vickers. Él disparó a von Richthofen en dos ocasiones: primero cuando el Barón se dirigía directamente hacia su posición, y luego, a larga distancia desde la derecha. Popkin estaba situado en la posición correcta para haber ejecutado el tiro fatal cuando von Richthofen hizo la segunda pasada.

El 1,935, Popkin escribió una carta, que incluía un mapa dibujado, al historiador oficial de guerra australiano, explicando su creencia de que él había disparado el tiro fatal – mientras von Richthofen se dirigía hacia él. En este último aspecto, Popkin estaba equivocado, ya que la bala que causó la muerte al Barón venía de su lado derecho .

En el 2,002 un documental producido por Discovery Channel sugirió que el artillero WJ “Snowy” Evans, era probablemente quien había matado a von Richthofen con una ametralladora Lewis.

Otras fuentes han sugerido que el artillero Robert Buie (también de la 53rd Battery) habría podido disparar el tiro letal.

El oficial comandante del Escuadrón núm. 3 del ejército del aire australiano (Australian Flying Corps), el Mayor David Blake sugirió inicialmente que von Richthofen había sido abatido por los miembros de uno de sus escuadrones de RE8 los que habían combatido la unidad de von Richthofen aquella tarde. Sin embargo, esta teoría fue rápidamente rechazada, y después de ver la autopsia, el mismo Blake apoyó la teoría de que algún artillero antiaéreo había sido el causante de la muerte de von Richthofen.

avio baron rojo

Albatros D.II». Disponible bajo la licencia Dominio público vía Wikimedia Commons.

El Último combate del Barón Rojo

Richthofen era un piloto de caza altamente experimentado y diestro, y era totalmente consciente del peligro del fuego antiaéreo. Además, estaba totalmente de acuerdo con las reglas de los combates aéreos de su mentor Oswald Boelcke, las cuales estaban fuertemente en contra de tomar riesgos absurdos. Dicho esto, está universalmente reconocido que el comportamiento de von Richthofen en su último combate fue totalmente inusual y contradictorio en varios aspectos.

Debido a este hecho, han aparecido varias teorías para explicar este comportamiento.

El 1999, un investigador en medicina alemán, el doctor Henning Allmers, publicó un artículo en la revista médica británica The Lancet, sugiriendo que la herida sufrida en la cabeza por von Richthofen sufrida en julio de 1917 (véase más arriba) podría haber influido en la muerte del Barón Rojo. Esta teoría recibió apoyo el 2004 por un grupo de investigadores de la University of Texas.

El comportamiento de von Richthofen después de aquella herida se consideró normal en un paciente con heridas en el cerebro, pero esta herida podría explicar la percepción de ausencia de juicio en sus maniobras durante su último combate: volaba demasiado bajo en territorio enemigo y tenía una fijación para determinado objetivo (May).

También existe la posibilidad de que von Richthofen sufriera estrés acumulativo en combate (o fatiga de combate), que le hiciera olvidarse de sus habituales precauciones. Cabe decir que uno de los ases británicos con más victorias, el Mayor Edward “Mick” Mannock fue muerto por artillería antiaérea el 26 de julio de 1918 mientras cruzaba las líneas a muy baja altura, algo que él mismo siempre había advertido no hacer a sus pilotos. Uno de los ases franceses más populares, Georges Guynemer, desapareció el 11 de septiembre de 1917, probablemente mientras atacaba a un biplaza sin darse cuenta de que varios Fokker lo estaban escoltando.

También se sugiere en un libro del 2007 de Franks y Bennett, que en el día de la muerte de von Richthofen, el viento predominante era de unas 25mph (unos 40km por hora) en sentido oeste, en vez de las habituales 25mph en sentido este. Esto significa que von Richthofen, habitualmente pilotando en sentido oeste a una velocidad en el aire de 100mph (unos 160km por hora), estaría volando sobre el suelo a una velocidad de 125mph (unos 200km por hora) en lugar de las velocidades más normales cerca de tierra de 75mph (unos 120km por hora). Esto significa un 67% más rápido de lo normal y podría haber ido a parar sobre las líneas enemigas casi sin darse cuenta, especialmente mientras estaba intentando arreglar una ametralladora atascada y disparaba pequeñas ráfagas con la otra justo antes de necesitar recargarla .

Una valoración de estos factores debe tener en cuenta las circunstancias del momento.

En el momento de la muerte de von Richthofen, el frente estaba en plena ebullición, siguiendo con el éxito inicial de la ofensiva alemana de la primavera de marzo-abril de 1918. Era probable que von Richthofen fuera consciente de que ese combate era parte de la última posibilidad real de Alemania para ganar la guerra – frente a la superioridad aérea aliada, el ejército del aire alemán tenía graves dificultades para conseguir información en misiones de reconocimiento que resultaban vitales, y podían hacer poco para evitar el éxito de las misiones de reconocimiento de los escuadrones aliados que contaban con el apoyo de los ejércitos de tierra.

[youtube id=”Mb5IXz6XtP0″ align=”center” mode=”normal” maxwidth=”600″]

Fotos:«MvRichthofenWreckage (2)» por Unknown Australian Official Photographer – This image is available from the Collection Database of the Australian War Memorial under the ID Number: E02044

Comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario