¿Qué son las aguas termales?

¿Quién no ha querido relajarse bañándose en humeantes aguas termales?

Además de ser una experiencia placentera para el bienestar del cuerpo y la mente, sumergirse en estos manantiales es también un momento para reconectar con la naturaleza: suelen encontrarse cerca de lugares pintorescos, desde Islandia a Japón, desde California a Nueva Zelanda.

Pero los beneficios que puede ofrecer el baño en fuentes termales van más allá del simple relax en entornos de singular belleza, ya que la Balneoterapia puede aliviar y curar los síntomas de algunas patologías respiratorias, osteoarticulares, dermatológicas y gastroentéricas.

Aguas termales en el  Parque Nacional
de Yellowstone
Aguas termales en el Parque Nacional
de Yellowstone

¿Qué son las aguas termales?

Las aguas termales son aguas subterráneas que se han calentado por el contacto con rocas calientes.

Los manantiales de aguas termales se forman cuando estas aguas alcanzan la superficie.

La temperatura de estas piscinas naturales puede variar, pero suele oscilar entre los 20 y 50 grados Celsius.

Los manantiales termales se han utilizado durante siglos con fines curativos, y en la actualidad se ha demostrado que tienen propiedades beneficiosas para la salud.

Se cree que el efecto curativo se debe a la combinación del agua caliente y de los minerales presentes en ella, como el sulfato, el calcio y el magnesio.

Beneficios

Los baños en aguas termales pueden aliviar los síntomas de diversas condiciones de salud,

Beneficios para la mente

Los baños en termas naturales también pueden tener efectos positivos sobre el estado de ánimo y el nivel de energía, y ayudar a reducir el estrés y la ansiedad.

No es casualidad que el hombre haya buscado siempre el bienestar en las fuentes con aguas calientes : más de la mitad de nuestro cuerpo está formado por agua.

El vínculo indisoluble que nos une a este elemento ha hecho de las fuentes geotérmicas un lugar casi místico en el que es agradable pasar el tiempo en compañía, pero también reunirse para escucharse a sí mismo.

Esta espiritualidad sigue caracterizando la cultura de algunos pueblos, como en Japón, que ven significados esotéricos en los onsen (baños termales, precisamente), capaces de poner al hombre en contacto con la naturaleza.

Beneficios para el organismo

Crenoterapia, o curarse en piscinas termales naturales : gracias a las sustancias presentes en las aguas geotérmicas, desde el azufre al yodo, desde el hierro al calcio, estos lugares son un paraíso del bienestar.

En particular, son capaces de aliviar a quienes padecen artrosis, calculosis, enfermedades de la piel como el eczema y la psoriasis, y patologías respiratorias como el asma, la bronquitis y la sinusitis.

Además, cada tipo de agua puede tener poderes específicos según su composición: las que tienen una alta concentración de cloro y sodio combaten las enfermedades digestivas (gastritis, colitis, estreñimiento), mientras que las ferruginosas ayudan a tratar la anemia y las enfermedades de la piel.

Para que la terapia sea eficaz, es necesario tomar baños o tratamientos relacionados (por ejemplo, baños de barro) durante al menos diez días y repetirlos cada año.

¿Cómo nacen las aguas termales?

Una de las preguntas más frecuentes que se hace la gente se refiere al origen de las aguas termales.

Como ya hemos dicho, las aguas termales proceden exclusivamente del agua de lluvia y del calor de la tierra.

El agua de los balnearios y las termas procede de un proceso natural muy concreto, el agua desciende a gran profundidad, pasa por grietas y fisuras hasta llegar a las rocas.

Entonces comienza su viaje hacia el fondo.

Mientras se produce este fenómeno, el agua comienza a disolver ciertos elementos, incluidos los gases y las sales, y mediante este proceso su temperatura aumenta rápidamente unos 1º después de cada 33 metros.

Finalmente, una vez completada esta fase, el agua sube entre las rocas y pasa como un manantial provocando numerosas erupciones que conocemos como géiseres o vapores en la mayoría de los casos como aguas termales.

España es conocida en todo el mundo como el país ideal para bañarse en aguas termales y obtener numerosos beneficios, ya que es especialmente famosa por su estructura hidrogeológica.

mamut de aguas termales

Tipos de Aguas Termales

Hay aguas termales de varios tipos, dependiendo de la forma en que se hayan generado.

Las aguas termales pueden clasificarse en aguas magmáticas, aguas meteóricas y aguas hidrotermales.

  • Aguas magmáticas: son aguas que se han calentado por el contacto con la roca fundida (magma) en el interior de la Tierra. Estas aguas suelen estar muy calientes, a veces incluso alcanzan los 100 °C.
  • Aguas meteóricas: son aguas que se han calentado por el contacto con la roca caliente en la superficie de la Tierra. Estas aguas pueden estar un poco más frías que las aguas magmáticas, pero aún así pueden alcanzar temperaturas muy altas.
  • Aguas hidrotermales: son aguas que se han calentado por el contacto con agua caliente en el interior de la Tierra. Estas aguas pueden estar a temperaturas moderadas o incluso frías, pero suelen contener muchos minerales y gases.

Veamos algunas de las aguas termales más populares y sus características.

  1. Aguas sulfatadas. Estas aguas están indicadas principalmente para tratar los trastornos hepáticos, digestivos y gastrointestinales. Las curas se realizan bebiendo el agua o aplicando baños de barro en las partes del cuerpo afectadas.
  2. Aguas sulfurosas. Se trata de una de las aguas más extendidas, utilizada para tratar muchas dolencias, como problemas respiratorios, de la piel y relacionados con la osteoporosis. Contienen azufre, que, además de sus propiedades, es la causa de un olor desagradable. Se administra por inhalación o mediante baños de barro.
  3. Aguas Cloruro-Sódicas. Ya se deduce del nombre que los elementos característicos son el cloro y el sodio, útiles en el tratamiento de problemas relacionados con los huesos y las articulaciones, así como de problemas reumáticos y vasculares. Estas aguas también están indicadas para los trastornos respiratorios y digestivosy los tratamientos se realizan mediante baños de barro, inhalaciones o bebiendo el agua directamente.
  4. Aguas radiactivas. No se trata de aguas contaminadas por elementos radiactivos, sino que éstos están presentes de forma natural porque proceden de las rocas y los minerales. Están indicadas para estimular las defensas inmunitarias y destacan por sus propiedades antiinflamatorias.  
  5. Aguas salobromáticas. El origen en este caso es salino y la composición es rica en cloruro de sodio, yodo y bromo. Las características particulares hacen que estas aguas estén indicadas para el tratamiento de los trastornos osteoarticulares y cutáneos, pero sobre todo para los problemas ginecológicos relacionados con el aparato reproductor femenino.
  6. Aguas bicarbonatadas. Se beben principalmente y ayudan a la digestión y a la desintoxicación del hígado. Están disponibles no sólo en los balnearios, sino también en el mercado como aguas de mesa, por lo que pueden consumirse a diario.
  7. Agua de mar – talasoterapia. Diferente de las aguas termales clásicas pero indicada en el tratamiento de muchas dolencias gracias a la sal que contiene. El agua de mar es antibacteriana, ideal para fortalecer los huesos y facilitar la circulación, favorece la respiración en caso de dolencias de las vías respiratorias y es útil a nivel estético para combatir la celulitis. Se utiliza mediante baños de barro, aerosoles e inhalaciones.

Conclusión

En general, las aguas termales son beneficiosas para la salud, ya que contienen minerales y otros nutrientes que pueden ayudar a aliviar el dolor y la inflamación, así como a mejorar la circulación.

Aunque se han realizado algunos estudios médicos sobre los efectos curativos específicos de las aguas termales, se necesitan más investigaciones para confirmar estos beneficios.

En España hay numerosos balnearios y lagunas termales que ofrecen tratamientos de aguas termales y que son un buen lugar para relajarse y desconectar de la rutina. Sin embargo, es importante tener en cuenta que el agua termal puede ser perjudicial para algunas personas, por lo que siempre se debe consultar con un médico antes de someterse a este tipo de tratamientos.

Si estás considerando visitar una piscina geotérmica o tomar un baño de aguas termales, consulte con su médico para asegurarse de que esta actividad sea segura para ti.

En Tophistorias | ¿Qué animales hay en el desierto? Fotos y Características

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.