¿Se Puede Leer un 300% Más Rápido En 25 Minutos?

leer más rápido

Diariamente una persona se enfrenta a decenas de textos. Internet es una grandiosa fuente de información repleta de escritos, artículos, tesis, noticias… por lo que es necesario tener capacidad de lectura rápida, adquirir el mensaje sin sufrir cansancio o pesadez en la vista.

Como lector empedernido he aprendido una serie de técnicas de lectura que con la experiencia he ido perfeccionando y que me permiten leer muchos textos, en poco tiempo, captando su contenido y sin gran cansancio.

Algunas de las técnicas de lectura rápida que debe considerar el lector son pura lógica y otras son correcciones a defectos y taras de lectura.

Consejos para aumentar la velocidad de lectura.

– Cuando lea no mueva la cabeza horizontalmente. Únicamente desplace la vista por el texto. El movimiento de la cabeza sólo debe ser de arriba hacia abajo a lo largo de la página.

– Otro hábito que debe evitar es pronunciar lo que lee. Los labios deben permanecer sellados. La lectura es un ejercicio mental y visual.

– Cuando lea no lo haga palabra por palabra. La mente reconoce el texto dando saltos en la línea. Cada golpe de vista debe albergar al menos tres palabras. En una línea escrita en un folio no se deberían dar más de tres golpes de vista por línea.

– No se entretenga en captar la gramática de la frase. Para aumentar su velocidad de lectura debe fotografiar el texto. Reconocer palabras y captar su mensaje.

Evite el texto paja. No se entrega en leer texto que no le aporta nada. Los determinantes, proposiciones, son texto paja que dan forma al conjunto y que se utilizan para dar sentido al mensaje.

Incremente su vocabulario. Cuando leemos lo que hacemos es reconocer palabras. A menudo es indiferente que esté mal escrita, pero es importante que conozca la palabra. Es aconsejable tener un vocabulario amplio para que la mente sea más ágil en el reconocimiento del texto.

– Cuando se sabe de qué trata el texto y se conoce el tema que pretende leer, la lectura es más rápida porque hay una predisposición.

A leer se aprende leyendo. En este caso se puede decir que “el hábito hace al monje”. No pretenda tener a una velocidad extraordinaria con la simple aplicación de estos consejos para leer más rápido. Debe aplicar estas técnicas de lectura cotidianamente, hasta hacerlas suyas. Un último consejo, practique con libros que le gusten, pronto comenzará a notar los resultados.

SI te ha gustado, haz click en +1 de Google Plus! Gracias! 😉

Vota este post

Deja un comentario