Saltar al contenido

10 cosas que (quizás) no sepas sobre Stephen Hawking

Un decálogo de anécdotas y curiosidades sobre Stephen Hawking, que murió a los 76 años y es un icono indiscutible de la ciencia moderna.

Un físico visionario, comunicador de la ciencia y gurú de la cosmología moderna: Stephen Hawking – que murió a la edad de 76 años el 14 de marzo de 2018 – no sólo era un científico brillante, sino también un icono del pop de nuestro tiempo, familiar para los fans de la serie de televisión The Simpsons, así como para los de Star Trek (ver abajo), y últimamente también para los jóvenes seguidores de la banda de chicos One Direction (gracias a esta divertida cortina) o para los fans de The Big Bang Theory.

En la reciente película La teoría del todo, hemos visto los aspectos más íntimos y dramáticos de su excepcional historia, pero la existencia de Stephen Hawking está salpicada de numerosas anécdotas y curiosidades, algunas de las cuales son quizás menos conocidas por el público en general.

Por ejemplo, ¿sabías de la apuesta de los 40 años por los agujeros negros? ¿Y qué hay de su contribución a la música rock?

Aquí hay 10 cosas que debe saber sobre el astrofísico británico.

1. Neek, pero no demasiado nerd.

Entre Stephen Hawking y los libros de texto no fue amor inmediato a primera vista. A la edad de 9 años, sus notas estaban entre las peores de la clase; sin embargo, se dice que el pequeño Stevie tenía un interés particular en radios, relojes y todo lo que se podía desmontar para estudiar su funcionamiento. Por eso, a pesar de sus pobres calificaciones, los maestros y compañeros de clase le habían dado proféticamente el apodo de “Einstein”.

2. Físico por accidente.

Aunque Stephen Hawking desarrolló una pasión genuina por las matemáticas en su juventud, su padre Frank esperaba que su hijo se convirtiera en médico. Al final, la tercera vía llegó: en la Universidad de Oxford no había facultad de matemáticas, por lo que Hawking se vio “obligado” a recurrir a la física, graduándose con honores con una tesis en Ciencias Naturales después de tres años.

De todas las ciencias, sin embargo, la menos apreciada por el joven Hawking era precisamente la biología: “demasiado inexacta, demasiado descriptiva”.

Inmediatamente después de su graduación se trasladó a Cambridge donde profundizó sus estudios de cosmología, prefiriendo las grandes leyes del universo (que eran “firmes en los años 30”, diría él) al comportamiento de las partículas subatómicas (un área de investigación muy dinámica, pero que él llamó “similar a la botánica”).

3. Deportivo, pero sin esfuerzo.

Incluso antes de que le diagnosticaran la enfermedad que lo inmovilizó en una silla de ruedas, Stephen Hawking nunca tuvo en su poder a un físico debidamente atlético. Sin embargo, durante su estancia en Oxford, adquirió cierta notoriedad gracias al deporte: para escapar de la sensación de soledad que le asaltaba en su primer año como estudiante, se unió al equipo de remo, desempeñando con éxito el papel de timonel (el miembro de la tripulación que da tiempo a los remeros).

 4. Más fuerte que la enfermedad.

En Cambridge Hawking se enfrentó a un deterioro progresivo de sus habilidades motoras. Poco antes de someterse a una visita especializada, asistió a una fiesta de Año Nuevo (en 1962), donde conoció a su futura primera esposa, Jane Wilde. Poco después (sólo tenía 21 años) los médicos le diagnosticaron: esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad degenerativa.

A pesar de la conmoción, continuó sus estudios de cosmología y más tarde se casó con Jane Wilde (de la que tendrá tres hijos). Más de cincuenta años después de la desafortunada sentencia, todavía se está discutiendo si la suya es una forma atípica de ELA (una tesis apoyada por el propio Hawking) o si se trata más bien de una atrofia muscular progresiva.

Porque la esperanza de vida promedio de una persona diagnosticada con esta enfermedad es entre dos y cinco años (en Hawking, a los 21 años, tenían dos años).

Más del 50% puede sobrevivir más allá de los tres años. El veinte por ciento lo hace después de los cinco años. De ahí en adelante, el número baja. Menos del 5% vive hasta los 20 años. ¡Hawkings ha vivido 53 años!

1983: Stephen Hawking con sus tres hijos y su primera esposa Jane Wilde. CÁMARA DE PRENSA/Homer Sykes/Contraste

5. MULTIPREMIADO, pero sin Nobel.

A lo largo de su extraordinaria carrera, el científico británico ha recogido un sinfín de premios y distinciones. Además de ser miembro de la Real Sociedad (de la que recibió las prestigiosas medallas Hughes y Cople) y de la Real Sociedad de las Artes, en 1986 fue admitido en el estrecho círculo de la Academia Pontificia de Ciencias.

En 2009, Barack Obama le otorgó la Medalla Presidencial de la Libertad, el más alto honor en los Estados Unidos de América. Sorprendentemente, su tablón de anuncios aún carece del premio más codiciado, el Premio Nobel.

6. ¿Apuesto a que…?

En 1975 Stephen Hawking afirmaba que los agujeros negros eran objetos que podían “devorarlo” todo, incluso destruyendo la información de lo que se tragaban para, quizás, hacerla reaparecer en otro universo.

La teoría revolucionaria contradecía a la mecánica cuántica, según la cual la información contenida en la materia no puede perderse completamente: por eso el físico John Preskill del Instituto Tecnológico de California exclamó con Hawking que se trataba de un error.

El premio era una enciclopedia sobre béisbol, que Hawking entregó a su colega casi 30 años más tarde: en 2004, durante una conferencia en Dublín, admitió deportivamente que “me equivoqué sobre los agujeros negros”.

7. Los extraterrestres existen, pero es mejor mantenerse alejado de ellos.

En 2008, hablando en el 50 aniversario de la NASA, el cosmólogo dijo que, dada la inmensidad del universo, es casi seguro que en otros planetas se han desarrollado formas de vida primordiales, aunque no hay que descartar que en algún lugar haya también seres inteligentes.

En una serie de documentales emitidos en 2010 por la cadena británica Discovery Channel, titulada Into the Universe with Stephen Hawking, dijo que el contacto con la vida extraterrestre podría tener resultados catastróficos: si los alienígenas pudieran llegar a nosotros, significaría que tendrían una tecnología tan avanzada que permitirían la colonización de la Tierra y la sumisión de la humanidad.

No muy diferente a como lo hicieron los conquistadores europeos después del descubrimiento de América en 1492.

Stephen Hawking y su hija Lucy, con quienes escribió una trilogía de novelas para revelar los secretos del cosmos a los más pequeños. Horst A. Friedrichs / Anzenberger / Contraste

8. Stephen, cuéntanos una historia.

Entre las numerosas publicaciones académicas y obras populares escritas por Hawking también hay libros para niños. Esta es una trilogía (George’s Secret Key to the Universe, George’s Cosmic Treasure Hunt, George and the Big Bang) realizada a cuatro manos con su hija Lucy, entre 2007 y 2011.

En las páginas de las novelas, las excepcionales aventuras del joven George ofrecen la oportunidad de explicar con palabras extremadamente básicas conceptos misteriosos y fascinantes, como los agujeros negros o el origen de la vida.

9. Stephen Hawking: Científico-rockero.

En 1994, el legendario grupo de rock Pink Floyd lanzó el álbum The Division Bell. En el noveno tema, Keep Talking, aparece la voz metálica de Stephen Hawking, hablando a través de su sintetizador: “Durante millones de años los hombres vivieron como animales. Entonces sucedió algo que desató el poder de nuestra imaginación. Aprendimos a hablar”.

La “colaboración” fue seguida en el más reciente The Endless River (2014), donde el astrofísico aparece en la canción Talkin’ Hawkin’.

Ahí está flotando durante el vuelo parabólico de Cero-G. Jim Campbell / Aero-News Network / Wikimedia

10. En gravedad cero.

En 2007, a la edad de 65 años, Stephen Hawking experimentó durante unos segundos con la ausencia de peso en vuelo parabólico (traducido como: la microgravedad se simula mediante la caída libre del avión) gracias a la empresa Zero Gravity Corporation.
Su mayor sueño sigue siendo, por supuesto, viajar al espacio; en este sentido, el magnate Richard Branson, fundador de Virgin Galactic, le ofreció durante mucho tiempo un viaje gratis a bordo de una de sus naves espaciales.
10 cosas que (quizás) no sepas sobre Stephen Hawking
5 (100%) 1 voto