15 Curiosidades de la vida de Enrique VIII

Enrique VIII de Inglaterra nació en en Greenwich, tercer hijo de Enrique VII de Inglaterra y Elisabet de York.

Fue rey de Inglaterra y señor de Irlanda desde el 22 de abril de 1509 hasta su muerte.

Ha pasado a la historia por haberse casado seis veces, tener numerosas amantes e hijos, pero también por otras cuestiones que quizás desconozcas…

hqdefault
Índice
  1. Biografía: Breve Resumen
    1. El Ascenso de un Joven Rey
    2. Su primera esposa: Catalina de Aragón (16 de diciembre de 1485-7 de enero de 1536).
    3. El gran asunto del rey: Ana Bolena ​ (1501-19 de mayo de 1536).
    4. La tercera Esposa: Jane Seymour (1508-24 de octubre de 1537).
    5. La Cuarta Esposa de Enrique VIII: Ana de Cléveris (22 de septiembre de 1515-16 de julio de 1557).
    6. La quinta esposa: Catalina Howard (1519-1542)
    7. La sexta esposa: Catalina Parr (1512-1548)
  2. ¿Qué llevo a Enrique VIII a romper con la Iglesia Católica?
    1. La peregrinación de la gracia
  3. Las ejecuciones de Ana Bolena y Catalina Howard
  4. Muerte de Enrique VIII: las consecuencias en la sucesión
  5. Resumen

Biografía: Breve Resumen

Enrique VIII fue el segundo hijo de Enrique VII, el primer rey Tudor de Inglaterra, y de Isabel de York.

Enrique VIII es más conocido por sus seis esposas, que incluían a Catalina de Aragón, Ana Bolena, Juana Seymour y Catalina Parr, de las cuales dos fueron decapitadas.

Enrique también tuvo una relación tumultuosa con la Iglesia católica, que culminó con la establecimiento de la Iglesia de Inglaterra, tras la Reforma Anglicana. Sin duda una figura compleja, y cuyo legado sigue siendo debatido por los historiadores.

El Ascenso de un Joven Rey

Nacido en 1491, hijo de Enrique séptimo e Isabel de York, nunca se esperó que Enrique Tudor se convirtiera en rey.

Retrato de Enrique VIII de Inglaterra por Holbein
Retrato de Enrique VIII de Inglaterra por Holbein

El hermano mayor de Enrique, Arturo, era el heredero del trono, y el propio Enrique era el segundo en la línea de sucesión. Sin embargo, cuando Arturo murió en 1502, Enrique se convirtió en heredero.

Enrique, fue coronado en 1509, cuatro días antes de cumplir 18 años. Alto, esbelto, de aspecto agradable y atlético, era un erudito capaz y un músico hábil, que también disfrutaba del baile y la caza.

Enrique comenzó su educación a una edad temprana y fue capaz de montar a caballo sin ayuda a los tres años.

Tras la muerte de su hermano, recibió el título de príncipe de Gales, pero no hubo una ceremonia formal de coronación.

Su primera esposa: Catalina de Aragón (16 de diciembre de 1485-7 de enero de 1536).

Cinco meses antes de su muerte, Arturo se había casado con Catalina de Aragón, la hija de los reyes católicos. Ella era el gran activo diplomático de Enrique séptimo, y no quería perder esa alianza con España, así que arregló su matrimonio con el príncipe de Gales y en 1503, se firmó el contrato de matrimonio.

El papa dispuso la anulación del primer matrimonio, pero poco después, murió la madre de Catalina, Isabel de Castilla, dejando su herencia muy por debajo de las expectativas por los que Enrique VII dejó de apoyarla.

Tras la muerte de su padre, una de sus primeras acciones de Enrique como rey fue casarse con Catalina de Aragón, que lo hicieron en una discreta ceremonia en Greenwich, primer paso en los preparativos para la espectacular coronación de Enrique y su reina, que tendría lugar en la abadía de Westminster el 24 de junio.

Solo dos días después de su coronación, Enrique ordenó el arresto de dos de los ministros de su padre. Fueron juzgados por traición y ejecutados.

Ese mismo año, Catalina quedó embarazada, pero el niño nació muerto. Sin embargo, el día de Año Nuevo de 1511 nació un segundo hijo y heredero para gran alegría del rey y sus súbditos.

Fue nombrado Enrique, como su padre y su abuelo, pero poco después, el príncipe se enfermó y murió. Un duro golpe para el rey que marcó el comienzo de la ansiedad que llegaría a convertirse en obsesión por tener un hijo varón.

El matrimonio de Enrique y Catalina de Aragón duró 24 años, de 1509 a 1533.

Al principio del matrimonio el trato hacia Catalina era exquisito y se decía que el rey seguía deseando volver a Inglaterra después de sus victorias en Francia para darle a su esposa las llaves de la ciudad capturada.

En 1514, sin embargo, surgió la evidencia de que la atención del rey había comenzado a dispersarse. Terminó teniendo un hijo con una amante, Elizabeth Blount.

A partir de ahí las aventuras extramatrimoniales del rey solo aumentaron sin que Catalina le diera el tan esperado hijo varón.

Se estima que concibió 10 veces, pero solo un niño. Todos los demás embarazos terminaron en tragedia, o bien tuvo un aborto o dio a luz a un bebé muerto o tuvo un hijo que murió en pocas semanas.

El nacimiento de la princesa Mary, en 1516, incluso le dio a Enrique cierta esperanza, pero a la vista de todo, entendió que con Catalina no podría nunca conseguir un heredero varón.

El gran asunto del rey: Ana Bolena ​ (1501-19 de mayo de 1536).

Cuando la reina tenía 40 años, aparece Ana Bolena en la vida de Enrique Octavo, hermana de su antigua amante, María.

Procedente de una influyente familia noble con estrechos vínculos con la corte inglesa, Ana estuvo vinculada a la política desde su infancia. Su padre trabajó como diplomático bajo el reinado de Enrique séptimo, y ella recibió una buena educación en los Países Bajos antes de ser nombrada dama de compañía de la archiduquesa Margarita de Austria -gobernante de los Países Bajos- y, posteriormente, de la reina Claudia de Francia.

La joven llegó a la corte inglesa a los 20 años de edad y poseía un enorme poder de seducción que había aprendido a utilizar.

El interés de Enrique VIII por Ana Bolena floreció en la primavera de 1526.

En 1527 Enrique VIII empezó a presionar al Papa para que anulara su matrimonio con Catalina de Aragón y así poder casarse con Ana Bolena.

A los 36 años, el rey seguía activo y vigoroso pero aún no tenía hijo y por tanto heredero.

En 1531, Enrique Octavo abandonó a Catalina e incluso le negó el acceso a su hija. Rápidamente trajo a Ana Bolena a su corte, quien se esforzó por ganar poder tejiendo una red de influencias a su alrededor. Thomas Cromwell, un astuto abogado apoyado por Ana, propuso entonces que Inglaterra se separara de Roma, lo que el Parlamento acabó aceptando.

En 1532, Cromwell propuso una ley al parlamento reclamando la supremacía de la corona sobre la iglesia inglesa y se convirtió en primer ministro.

Pero la cosa se iba a complicar un poco más.

A mediados de 1533, Ana Bolena descubrió que estaba embarazada, lo que hizo que la situación fuera más urgente. El 25 del mismo mes, Enrique Octavo y Ana se casaron en secreto. El 28 de mayo, el arzobispo Cromwell decidió que el matrimonio con Catalina de Aragón era inválido. El 1 de junio, Ana fue coronada como reina consorte. Ocho años después de haber llamado la atención del rey, finalmente alcanzó su meta. Era reina de Inglaterra y esperaba al hijo del rey.

En 1534 Enrique aprobó las Actas de Supremacía, que le convertía en el jefe de la Iglesia de Inglaterra.

Esta ley también dio lugar a la ruptura de Enrique con Roma, y comenzó la Reforma inglesa

El tan esperado matrimonio no estuvo a la altura de sus expectativas. El encaprichamiento de Enrique octavo con Ana Bolena empezó a desvanecerse tras su coronación. Su carácter, antes alegre, se convertía a menudo en ataques de ira, lo que le granjeó muchos enemigos en la corte y no logró ganarse al pueblo británico, que seguía devoto de Catalina..

El reto más importante al que se enfrentaba Ana era proporcionar a su marido un heredero legítimo. Pero, en lugar de nacer un heredero, Isabel nació el 7 de septiembre de 1533 y vino a ser el principio del fin para Ana. Trágicamente, en 1534 dio a luz a un hijo que marcó su perdición para siempre.

La tercera Esposa: Jane Seymour (1508-24 de octubre de 1537).

Mientras tanto, Enrique se interesó por otra joven de la corte, la reservada Jane Seymour.

En 1535, Ana volvió a quedarse embarazada, pero perdió al niño. La ira de Enrique hacia su esposa crecía a pasos agigantados y pronto creyó que era una bruja que le había engañado para casarse con ella. La historia se repitió, pues Enrique Octavo estaba decidido a volver a cambiar de esposa.

Tocaba deshacerse de Ana Bolena y Thomas Cromwell puso en práctica la trama necesaria.

El 1 de mayo de 1536, cinco hombres fueron arrestados por traición y acusados de tener relaciones sexuales con la reina.

Al día siguiente, la propia Ana fue arrestada en la Torre de Londres.

Los prisioneros fueron juzgados por adulterio, incesto y alta traición. Y a pesar de la notable falta de pruebas, todos fueron declarados culpables y condenados a muerte.

El 19 de mayo, Ana fue ejecutada.

Un día después de la ejecución, Enrique Octavo se comprometió con Jane Seymour.

Diez días después, se casaron discretamente en la capilla de una de las casas reales de Londres. Con notable rapidez, el rey comenzó su tercer matrimonio.

Jane Seymour venía de un entorno social similar al de Ana Bolena. Pertenecía a una familia noble, pero a diferencia de su predecesora, no tenía la misma educación. En apariencia, Jane era lo opuesto a Ana. Era rubia, pálida y gentil. Con la reina Jane, la corte real se convirtió en un lugar más tranquilo.

La reina Jane también jugó el papel esencial de quedarse embarazada.

La confirmación llegó en junio de 1537, y el 12 de octubre dio a luz a su tan esperado hijo y heredero, Eduardo. Pero la alegría fue corta.

La reina se enfermó y murió 12 días después del nacimiento de su hijo. Fue la única de las seis esposas de Enrique que recibió el funeral de una reina. Cuando murió Enrique, 10 años después, fue enterrado en la tumba real junto a ella.

La Cuarta Esposa de Enrique VIII: Ana de Cléveris (22 de septiembre de 1515-16 de julio de 1557).

La cuarta esposa de Enrique fue Ana de Cleves, hija del duque de Cleves. Enrique la eligió porque se la habían descrito como una muchacha hermosa y de buen carácter.

Pero Enrique se llevó una sorpresa: cuando por fin conoció a Ana cara a cara, la encontró muy poco atractiva y no le gustó nada. Enrique estaba tan descontento con su aspecto que se negó a casarse con ella, lo que le llevó a un conflicto legal y político. Enrique consiguió localizar una laguna en el tratado matrimonial y declaró nula la unión.

Ana de Cleves pudo seguir siendo la "hermana buena" de Enrique y obtener algunas ventajas de esta extraña situación. Tenía un generosa pensión y una serie de mansiones que Enrique le había concedido. Acabó enterrada en la Abadía de Westminster, como las otras esposas de Enrique.

La quinta esposa: Catalina Howard (1519-1542)

La quinta esposa de Enrique fue la joven y deslumbrantemente bella Catalina Howard. Enrique quedó prendado de su belleza e impulsivamente decidió convertirla en su esposa, a pesar de las advertencias de los que le rodeaban.

Enrique sentía un inmenso deseo por Catalina; sin embargo, en este caso de pasión y romance había una controversia debido a su corta edad. Aunque nunca antes había experimentado una emoción tan intensa hacia otra mujer, Enrique era consciente de que el matrimonio sería considerado inapropiado por muchos.

Pronto se hizo evidente que Catalina tenía un pasado turbulento y numerosas aventuras. En noviembre de 1541, Catalina fue arrestada y enviada a la Torre de Londres por adulterio con uno de los cortesanos favoritos del rey, Thomas Culpeper.

El 13 de febrero de 1542, Enrique cumplió su deseo: Catalina fue declarada culpable de adulterio y ejecutada ese mismo día.

La sexta esposa: Catalina Parr (1512-1548)

Catalina Parr, sexta y última esposa del rey inglés Enrique VIII, fue reina consorte de 1543 a 1547. Tras su muerte, se convirtió en reina viuda, título que también se le concedió por ser la primera consorte de Irlanda.

¿Qué llevo a Enrique VIII a romper con la Iglesia Católica?

La ruptura de Enrique VIII con la Iglesia Católica fue el resultado de muchos factores. Enrique estaba descontento con la intromisión del Papa en los asuntos ingleses, y también quería anular su matrimonio con Catalina de Aragón para poder casarse con Ana Bolena.

El matrimonio de Enrique con Ana Bolena coincidió su creciente insatisfacción con la Iglesia Católica

Enrique sentía que el Papa se inmiscuía en los asuntos ingleses, y también quería anular su matrimonio con Catalina de Aragón para poder casarse con Ana.

En 1534 Enrique aprobó las Actas de Supremacía, que le convertía en el jefe de la Iglesia de Inglaterra.

Esta ley también dio lugar a la ruptura de Enrique con Roma, y comenzó la Reforma inglesa.

La peregrinación de la gracia

En 1536, el principal ministro de Enrique, Thomas Cromwell ( secretario de Estado y ministro principal durante el periodo de 1532 a 1540 que luego mandó ser decapitado por el propio Rey), supervisó la Disolución de los Monasterios, que condujo a la destrucción de muchos monasterios y abadías en toda Inglaterra.

La disolución fue muy impopular, y en 1536 el reinado de Enrique estuvo a punto de ser derrocado por una rebelión conocida como la Peregrinación de Gracia.

La rebelión fue sofocada, pero dio lugar a un mayor alejamiento de Enrique de la Iglesia Católica.

Las ejecuciones de Ana Bolena y Catalina Howard

En 1536, la segunda esposa de Enrique, Ana Bolena fue decapitada por cargos de adulterio, traición e incesto. Enrique se casó rápidamente con Jane Seymour, la dama de compañía de Ana.

Jane Seymour murió en 1537, poco después de dar a luz al único hijo de Enrique, Eduardo.

Enrique se casó con su tercera esposa, Catalina Howard, en 1540.

Catalina fue ejecutada en 1542 acusada de adulterio. La cuarta y última esposa de Enrique fue Ana de Cleves, con quien se casó en 1540.

Ana no era popular entre el pueblo inglés, y Enrique se divorció de ella en 1541. La quinta y última esposa de Enrique fue Catalina Parr, con quien se casó en 1543.

¿Decapitó a alguien más Enrique Octavo?

No solo dos de las esposas de Enrique Octavo fueron decapitadas.

El canciller real Tomás Moro se convirtió en el último y más firme adversario del monarca. No aceptó sus planes de divorcio de Catalina de Aragón, y aunque dimitió del cargo, fue condenado a muerte y ejecutado el 6 de julio de 1535 por alta traición tras no acatar el juramento de supremacía de la Iglesia inglesa sobre Roma.

También a Thomas Cromwell, consejero de Enrique VIII, fue condenado por alta traición y ejecutado en 1540, principalmente por aconsejarle casarse con Ana de Cleves y por apropiarse del ilustrísimo título de conde de Essex.

Muerte de Enrique VIII: las consecuencias en la sucesión

Enrique murió en enero de 1547, a la edad de 55, siendo enterrado en el Castillo de Windsor, junto a su tercera esposa, Jane Seymour.

La muerte de Enrique provocó una crisis en la sucesión, ya que su único hijo legítimo superviviente era el niño de nueve años Eduardo

El pueblo inglés no estaba dispuesto a aceptar a un menor como rey, por lo que el sobrino de Enrique, Eduardo Seymour, fue nombrado Lord Protector de Inglaterra y Gales

El gobierno de Seymour fue duró poco, ya que pronto fue derrocado por el otro sobrino de Enrique, Enrique Dudley.

El gobierno de Dudley fue aún más efímero que el de Seymour, ya que fue rápidamente sustituido por el que acabaría siendo el ministro principal de Eduardo VI, William Cecil.

Cecil supervisó el gobierno en minoría de Eduardo VI y ayudó a mantener la estabilidad de Inglaterra en una época de gran agitación.

Tras la muerte de Eduardo VI la hija de Enrique, María, se convirtió en reina, María Tudor.

María era una católica devota, y trató de restablecer la Iglesia católica en Inglaterra.

Esto la llevó a perseguir a los protestantes, lo que le valió el apodo de "María la Sangrienta" (Bloody Mary)

Las políticas de María también provocaron rebeliones, y tras su muerte en 1558, su hermana Isabel se convirtió en reina.

Isabel I era una ardiente protestante, y rápidamente revirtió las políticas de María.

La Iglesia anglicana abrazó el protestantismo e Inglaterra se convirtió en una gran potencia .

La nueva reina pacificó Inglaterra y creó las condiciones para un largo período de fuerte crecimiento económico y cultural, gracias también a su política de tolerancia religiosa.

Con la muerte de Isabel en 1603, la dinastía Tudor y la línea de Enrique VIII se extinguieron.

El reinado de Enrique VIII fue turbulento y su legado es complejo. Enrique fue un tirano, pero también fue un gobernante dotado que presidió un periodo de grandes cambios en Inglaterra.

La ruptura de Enrique con la Iglesia católica condujo a la Reforma inglesa, y sus acciones tuvieron consecuencias duraderas para Inglaterra, Gales e Irlanda.

Resumen

enrique VIII

1.-Rompió con la Iglesia Católica Romana, y se estableció como cabeza de la Iglesia de Inglaterra (Iglesia Anglicana).
2.-Ordenó la disolución de los monasterios.
3.- Consiguió la unión de Inglaterra con Gales como una sóla nación.
4.-Elaboró la primera legislación contra la sodomía en Inglaterra, y la Witchcraft Act de 1542, que castigaba con la muerte la brujería.
5.-Fue un empedernido apostador y jugador de dados, pero también le gustaba jugar a un juego parecido al tenis, músico, escritor y poeta.
6.-Su primera mujer fue Catalina de Aragón, hija de Isabel la Católica, y viuda de su hermano Arturo.Ésta no le pudo dar un heredero varón y tuvo embarazos fallidos (quedó embarazada al menos siete veces) hasta el nacimiento de su hija María.
7.-Fue especialmente beligerante participando en escaramuzas y batallas y no le importó enfrentarse a los noble ingleses , incluso llegando a la decapitación en la Torre de Londres de algunos como Richard Empson y Edmund Dudley.
8.-Ana Bolena fue la segunda mujer de Enrique VIII. Fue ejecutada por brujería, traición y adulterio con cinco hombres en 1536.Los cargos fueron totalmente inventados.
9.-El Rey Enrique VII consideró a Jane Seymour siempre su “verdadera” esposa, al ser la única que le dio el heredero masculino que tan desesperadamente soñaba, el príncipe Eduardo que luego se convertiría en Eduardo VI.
10.-La cuarta esposa de Enrique VIII fue Ana de Clevers, a quien llamaba en privado “La yegua de Flandes” después de comprobar también que el retrato en que se fijó se había hecho sin ningún signo de su cara picada de viruela.Se anuló el matrimonio después que Ana testificara que la boda nunca había sido consumada.
11.-La quinta esposa de Enrique fue la joven Catalina Howard. La boda de Catalina fue anulado poco antes de su ejecución, a los 18 años, por adulterio.
12.-Su última mujer fue la rica viuda Catalina Parr.
13.-Padecía de gota y , gracias a su obesidad, su cintura llegó a los 137 centímetros.
14.-Existe la hipótesis que sufría de sífilis.
15.-Enrique VIII murió el 28 de enero de 1547 en el palacio de Whitehall el día que su padre hubiera cumplido 90 años. Fue enterrado en el castillo de Windsor, junto a su esposa, Jane Seymour que murió de fuerte fiebre puerperal luego de contraer una infección bacteriana durante el parto.

Si te ha sabido a poco y deseas leer más artículos parecidos a 15 Curiosidades de la vida de Enrique VIII te recomendamos visitar la categoría Curiosidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir