La Máquina de Escribir: ¿Quién la Inventó y Cuándo?

Hasta finales de los años 80, la máquina de escribir era la herramienta más popular para escribir textos.

Hoy en día, ya no existe; ha sido sustituido por los ordenadores, las tablets y los smartphones, ¿Pero quién inventó la máquina de escribir? ¿Y cuándo?

quien inventó la Máquina de Escribir
Índice
  1. Orígen y evolución histórica de la Máquina de Escribir
    1. ¿Un invento italiano?
    2. La producción industrial surgió en EE.UU.
    3. Camillo Olivetti
  2. Historia de la Máquina de escribir eléctrica

Orígen y evolución histórica de la Máquina de Escribir

La historia de la máquina de escribir tiene un origen incierto.

Aunque se le atribuye su invención al italiano Pellegrino Turri, quien construyó una máquina de escribir mecánica a petición de su enferma esposa Cristina Beccaria, no existen pruebas concluyentes de que él sea el inventor.

Lo cierto es que, a mediados del siglo XIX, surgieron varias patentes de máquinas de escribir antiguas en Estados Unidos y Europa, lo que indica que la idea de construir una máquina para escribir estaba en el aire.

En 1829, William Austin Burt obtuvo la primera patente de Estados Unidos para un dispositivo que podría ser considerado un prototipo de máquina de escribir.

Sin embargo, su invención no tuvo éxito y no se produjo comercialmente. Diez años después, Charles Thurber patentó otro dispositivo similar en Estados Unidos, pero también fracasó.

En 1843, el ingeniero inglés Frederick Baker ideó una máquina de escribir mecánica, pero su proyecto no se materializó.

El éxito comercial de la máquina de escribir se debió a que un americano llamado Christopher Latham Sholes logró construir un prototipo.

¿Un invento italiano?

El primer intento conocido data de 1575.

El tipógrafo y editor italiano, activo en Venecia, Francesco Rampazetto, diseñó un dispositivo mecánico con caracteres en relieve que permitía a los ciegos comunicarse entre sí y con los demás.

Una patente inglesa (Henry Mill, 1714) documenta la construcción de un dispositivo, cuyos rastros, sin embargo, se perdieron.

Piero Conti, de Cilavegna (Pavía), fabricó el "taquigrafía" en 1823: de la palabra griega que significa "que escribe rápidamente".

Giuseppe Ravizza (1811-1885), abogado de Novara, construyó en 1846 un "clavicordio de escribiente", patentado en 1855, cuyo modelo se conserva en el Museo de la Ciencia y la Tecnología de Milán.

Máquina de Ravizza
Máquina de Ravizza

En El Tirol, Peter Mitterhofer, carpintero y ebanista con dotes de inventor, construyó entre 1864 y 1869 cinco modelos de máquinas de escribir, los dos primeros de madera.

Mitterhofer fue a pie desde Parcines hasta Viena para entregar su invento al emperador Francisco José. Sin embargo, el gobernante y sus expertos no se dieron cuenta de la importancia comercial del prototipo.

La producción industrial surgió en EE.UU.

En el siglo XIX, muchos intentaron reivindicar la primacía de haber inventado la máquina de escribir, el instrumento que permitía a cualquiera escribir bien (además de hacerlo mucho más rápido).

Se calcula que hubo al menos 52 inventores que, en diferentes lugares, épocas y formas e independientemente unos de otros, crearon algún tipo de máquina de escribir.

Sin embargo, hasta 1868 nadie consiguió poner en el mercado un modelo de máquina de escribir

La máquina de escribir fue inventada en 1868 por Christopher Latham Sholes, quien también es conocido como el "padre de la máquina de escribir".

Desde entonces, ha habido un sinfín de mejoras y cambios, pero el principio básico sigue siendo el mismo.

La máquina de escribir se popularizó en la década de 1880 y se convirtió en una herramienta esencial para los escritores a finales del siglo XIX y principios del XX.

Chistopher Sholes, un pequeño editor de Wisconsin que -se dice- mientras intentaba fabricar una máquina capaz de numerar automáticamente las páginas de un libro, tuvo la idea de ir más allá e imprimir todas las letras del alfabeto.

En el taller mecánico de un tal Kleinsteuber, Sholes realizó así el primer prototipo de máquina de escribir.

Ese artilugio tenía una pequeña barra, llamada mazo, que golpeaba la hoja de papel carbón superpuesta a una hoja blanca, imprimiendo las distintas letras en esta última.

El primer modelo de 1874, sin embargo, era "cerrado" y no permitía ver lo que se estaba tecleando.

Los errores sólo se detectaban cuando se terminaba la página. Por ello, Sholes continuó mejorando su creación y en 1878 sacó al mercado un segundo modelo, que tuvo un gran éxito.

Máquina de escribir de Chistopher Sholes
Máquina de escribir de Chistopher Sholes

Fue una industria bélica estadounidense, Remington, la primera en darse cuenta del potencial comercial del nuevo invento y en producir los primeros mil ejemplares a partir de 1874.

Se llamaba 'Qwerty', por la secuencia de las seis primeras letras desde la izquierda... y sigue siendo la misma secuencia que se encuentra en muchos teclados, incluidos los de Apple. 

El mérito de poner a la venta este invento corresponde, por tanto, a los estadounidenses: a partir de entonces, el éxito de la máquina de escribir fue ininterrumpido durante más de un siglo.

Tanto es así que salieron modelos cada vez más perfeccionados: eléctricos (para escribir más rápido), con corrector incorporado (para eliminar errores), capaces de cambiar el estilo de escritura e incluso modelos silenciosos.

Camillo Olivetti

Camillo Olivetti en 1893, siguiendo a su maestro Galileo Ferraris participó en Chicago en la primera demostración de alumbrado público de Thomas Edison.

Cautivado por los nuevos inventos, no sólo la bombilla de Edison, Olivetti pasó dos años en el departamento de ingeniería eléctrica de la Universidad de Stanford.

En los años siguientes, llevando a Italia la producción de instrumentos de medición y luego de máquinas de escribir.

La primera Olivetti se presentó en la Exposición Universal de Turín en 1911.

El modelo Olivetti se mantuvo a la vanguardia mundial hasta después de la Segunda Guerra Mundial, con una extraordinaria evolución tanto en términos de innovación tecnológica como de diseño. 

La mundialmente famosa Valentine, por ejemplo, sorprendió con su elegancia en 1968, presentando por primera vez en la historia una máquina de escribir que también estaba diseñada para funcionar como su propio estuche.

Por no hablar de las mitológicas Lettera 22 y Lettera 32.

Lettera 22
Lettera 22

A partir de entonces la máquina de escribir fue conociendo una evolución cada vez más imparable, que culminó en la aparición de las primeras calculadoras y ordenadores personales.

De esta forma, poco a poco, fue quedando obsoleta hasta su desaparición definitiva a mediados de los años ochenta del pasado siglo.

Historia de la Máquina de escribir eléctrica

Puede parecerle extraño, pero las primeras máquinas de escribir eléctricas comenzaron a inventarse ya a finales del siglo XIX.

Evidentemente, se trataba de prototipos rudimentarios que no llegaron a la producción industrial real, pero que sin embargo tuvieron su importancia en la evolución de este aparato.

Basta decir que uno de los primeros en tener esta intuición fue Thomas Alva Edison -el famoso inventor de la bombilla- en 1870. Sólo después de treinta años y docenas de patentes, la primera máquina de escribir eléctrica, la Cahill, comenzó a producirse en masa.

Pero la verdadera evolución en este sentido se debe a James Field Smathers, un mecanógrafo que se dio cuenta de la necesidad de aumentar la velocidad de la escritura reduciendo la fatiga.

La solución era una sola: la electricidad.

Así que empezó a trabajar incansablemente en su proyecto hasta que su máquina de escribir fue casi perfecta, tanto que pudo cerrar un contrato con la Northeast Electric Company, que estaba interesada en encontrar un nuevo mercado para sus motores eléctricos.

A partir de ese momento, el diseño de Smathers fue adquirido por varias empresas sucesivamente, hasta acabar en la producción de IBM, que se encargó de la comercialización del famoso modelo Electromatic.

Para los que no la conozcan, estamos hablando de la primera máquina de escribir que realmente se hizo famosa en Estados Unidos.

Durante varias adquisiciones de la empresa, IBM consiguió rediseñar el prototipo de Smathers, convirtiéndolo en un producto de increíble éxito.

A partir de los años treinta y hasta los sesenta, la empresa fabricó diferentes modelos optimizados del Electromatic, haciéndolo incluso compatible con un ordenador.

Fue el primer paso hacia la digitalización de la escritura. La que, desgraciadamente, convirtió a la máquina de escribir Olivetti en un objeto antiguo y obsoleto.

Aunque hoy en día la máquina de escribir es un objeto prácticamente obsoleto, algunos todavía se resisten a abandonarla y prefieren seguir usándola en lugar del teclado de un ordenador.

¿La razón? Parece que la sensación al escribir con una máquina de escribir es incomparable, y muchos aseguran que les resulta más fácil y rápido escribir de esta forma.

Sea como sea, lo cierto es que la máquina de escribir supuso un gran avance en la historia de la humanidad, tanto por su utilidad como por su influencia en el mundo del diseño.

 ¿Y tú qué opinas? ¿Echas de menos la máquina de escribir o te parece una herramienta obsoleta? Cuéntanoslo en los comentarios. 

Quién inventó el telescopio | Quién Inventó el DVD | Quién inventó el Teléfono | Quién inventó Internet

Si te ha sabido a poco y deseas leer más artículos parecidos a La Máquina de Escribir: ¿Quién la Inventó y Cuándo? te recomendamos visitar la categoría Inventos.

  1. EduCaribe dice:

    La primera máquina de escribir «nació» en Alicante
    Abelardo Toledo (Gorga, 1880) inventó en 1912 la Victoria, modelo que perfeccionó con 3 patentes más y que fabricó en Valencia
    https://www.informacion.es/marina-alta/2015/03/01/primera-maquina-escribir-nacio-alicante-5579147.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir