Leviatán: ¿Qué es según la biblia?

Leviatán es una criatura marina propia de la mitología hebrea, un monstruo marino mencionado en la Biblia, simbolizando a menudo la fuerza del caos y el poder incontrolable.

¿Serpiente marina monstruosa o expresión del poder de Dios? Leviatán (del hebreo לִוְיָתָן, liwyatanenrollado o que hace referencia a algo torcido), el legendario monstruo bíblico, descrito como dragón acuático similar a una serpiente y sin patas, ha recibido diversas interpretaciones a lo largo del tiempo, dando mucho que pensar a filósofos, poetas, escritores e historiadores de las religiones.

Sus misteriosos orígenes y su poderoso simbolismo han cautivado a muchos lectores a lo largo de los siglos, pero ¿Qué es el leviatán según la biblia? En este artículo exploraremos el significado el leviatán en la Biblia, descubriendo su enigmático pasado...

¿Qué es el leviatán según la biblia?

¿Qué era el Leviatán bíblico?

El leviatán aparece por primera vez en el libro de Job del Antiguo Testamento, donde se le describe como un poderoso monstruo marino.

En la cultura popular se dice que esta monstruosa bestia era tan inmensa que sólo por su tamaño, inspiraba terror entre los hombres, e incluso las criaturas más orgullosas y altivas se inclinaban ante él.

Su enorme cuerpo estaba formado por varias partes, incluyendo una larga cola, escamas tan gruesas y resistentes como el acero, y dientes tan afilados que podrían perforar cualquier armadura.

Además de sus formidables características físicas, se decía que el leviatán era el gobernante de todas las criaturas de la Tierra, lo que lo convertía en una de las entidades más poderosas de la existencia.

El Leviatán se considera a menudo un símbolo del caos y la destrucción, o incluso del poder de Dios sobre la creación.

A lo largo de la historia, el leviatán se ha interpretado de diferentes maneras: como una alegoría de las fuerzas del mal o como una representación del poder divino.

Sea cual sea tu interpretación, no hay duda de que el leviatán sigue siendo uno de los personajes más emblemáticos de la Biblia. Veamos más de cerca a Leviatán y descubre lo que puede enseñarnos sobre la Biblia y su mitología.

Su origen parece encontrarse en leyenda cananea que describe una confrontación entre el dios Hadad, también conocido como Baal, y un gran monstruo marino de siete cabezas, conocido como Lotan o Litan. Esta historia se encuentra en textos antiguos de Ugarit, una ciudad-estado cananea.

En esta mitología, Hadad (Baal) es un dios del clima y la fertilidad, y su lucha contra Lotan es una representación simbólica de la lucha entre el orden y el caos.

Lotan, a menudo descrito como una serpiente o un dragón marino, simboliza el caos y las fuerzas destructivas de la naturaleza. La confrontación entre estos dos seres refleja un tema común en muchas mitologías, donde un dios héroe lucha y derrota a un monstruo caótico para establecer el orden y la seguridad.

¿Por qué Dios creo el Leviatán?

En la tradición judeocristiana, la creación del Leviatán se menciona en varios textos bíblicos, y las razones de su creación pueden interpretarse de diferentes maneras según el contexto cultural y religioso.

En el Libro de Job, particularmente, el Leviatán es descrito como una parte de la creación de Dios, mostrando el poder y la majestuosidad de Dios como creador.

En este contexto, el Leviatán sirve para ilustrar cómo la creación está más allá del entendimiento humano completo y cómo ciertas partes de ella pueden ser a la vez temibles y maravillosas. A través del Leviatán, Dios demuestra a Job su poder supremo y su autoridad sobre incluso las criaturas más formidables y aterradoras.

El Leviatán en la mitología

El Leviatán ha sido una fuente de fascinación en la mitología, la literatura y la filosofía desde la antigüedad hasta hoy.

En la religión babilónica, el leviatán se asociaba a veces con Tiamat, la diosa madre de la creación que luchaba contra los dioses por el control del universo.

La figura del leviatán también aparece en la mitología hebrea, una criatura marina, como símbolo del caos o del poder divino que debe ser domado por el propio Dios.

En el simbolismo cristiano, el leviatán suele considerarse una alegoría de las fuerzas del mal o del pecado. Aquí el leviatán representa algo que debe ser conquistado por la fe; cuando Jesús dijo "He aquí que yo hacer nuevas todas las cosas", se refería también al leviatán.

En la literatura y la filosofía modernas, el Leviatán se ha comparado con todo, desde las estructuras de poder político hasta los grandes sistemas económicos.

La destrucción de leviatán
La destrucción de Leviatán, grabado hecho en 1865 por Gustave Doré.

También se ha buscado paralelismo con otros seres míticos de diferentes culturas.

Por ejemplo, los Naga, presentes en diversas tradiciones de la mitología hindú y de regiones del Oriente Medio, son seres semi-divinos con forma de serpiente, a menudo descritos como criaturas con múltiples cabezas.

Los Naga representan tanto aspectos benignos como malévolos; pueden ser protectores o destructores, dependiendo del contexto de la historia. Están asociados con el agua y son venerados en muchas culturas como entidades poderosas y respetadas.

Pasajes bíblicos donde se menciona a Leviatán

El leviatán aparece varias veces en versículos de la Biblia, principalmente en Job, pero también en los Salmos y en Isaías.

En Génesis 1:21, dice

“Y creó Dios los grandes monstruos marinos, y todo ser viviente que se mueve, que las aguas produjeron según su género, y toda ave alada según su especie. Y vio Dios que era bueno.”

En Job 3:8, se describe al leviatán como una poderosa criatura marina relacionada con el caos y la destrucción, lo que sugiere su poder sobre la propia creación.

Maldigan a los que maldicen el día, los que se aprestan para despertar a Leviatán.

job 3:8)

Job 41:1-34 profundiza en los atributos físicos del leviatán, describiéndolo como una enorme bestia cubierta de escamas impenetrables que no podía ser atravesada por ningún arma.

¿Sacarás tú al Leviatán con el anzuelo, o con cuerda que le eches en su lengua?

El Salmo 74:14 vuelve a mencionar al leviatán en relación con el poder creador de Dios; aquí se dice que el leviatán era creado por Dios y entregado a él como juguete.

Rompiste las cabezas del Leviatán; y lo diste por comida a las tortugas de mar.

Por allí circulan los navíos y Leviatán que hiciste para entretenerte.

(Salmo 104:26)

Por último, el leviatán se menciona en Isaías 27:1 como algo que será destruido por el Señor cuando venga a juzgar al mundo :

En aquel día Yahvé castigará con su espada dura, grande y fuerte al Leviatán serpiente veloz, y al Leviatán serpiente tortuosa; y matará al dragón que está en el mar.

La interpretación cristiana del Leviatán y sus referencias Bíblicas

Desde una perspectiva cristiana, el leviatán puede considerarse una alegoría de las fuerzas del mal que, en última instancia, deben ser vencidas por la fe.

Desde este punto de vista, el leviatán no es sólo una criatura violenta a la que hay que temer, sino un símbolo del pecado o el caos del que debemos alejarnos si queremos experimentar la redención y encontrar la verdadera paz.

Al reconocer al leviatán en nuestras vidas, podemos enfrentarnos a él y aprender a superar su poder.

En lugar de sentirnos abrumados por el caos y la destrucción, podemos encontrar fuerza en la promesa de Dios de que al final vencerá al leviatán y hará nuevas todas las cosas.

Entonces apareció otra señal en el cielo: he aquí, un gran dragón rojo que tenía siete cabezas y diez cuernos, y sobre sus cabezas siete diademas.

( Apocalipsis 12:3)

Vi a un ángel que descendía del cielo, con la llave del abismo, y una gran cadena en la mano. Y prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y Satanás, y lo ató por mil años

(Apocalipsis 20)

El Leviatán de Thomas Hobbes

El filósofo inglés Thomas Hobbes compara su fuerza sobrehumana con el poder absoluto del Estado, utilizando el nombre del monstruo como título de su obra más famosa.

A través de sus obras filosóficas, Hobbes intentaba definir y explicar la estructura de una sociedad y cómo debía ser gobernada.

En el Leviatán, Hobbes sostiene que el leviatán (o Estado) tiene un poder absoluto sobre sus ciudadanos y que estos deben someterse a sus dictados para mantener la paz y la estabilidad.

Define el leviatán como una entidad con una fuerza tan abrumadora que ningún individuo o grupo puede desafiarlo con eficacia

El leviatán de Hobbes es una metáfora del poder supremo dentro de una sociedad; al aceptar esta autoridad, las personas pueden convivir en paz sin temor a la violencia o al caos.

https://www.youtube.com/watch?v=47F0bVlMwMk

Leviatán: significado bíblico

En la tradición bíblica, el Leviatán es mencionado principalmente en el libro de Job, los Salmos y en Isaías, siendo representado como una poderosa criatura marina que personifica el caos y el mal.

Este ser mitológico es descrito como un monstruo del mar, a menudo asociado con el orgullo y la rebeldía contra Dios. Su mención en estos textos simboliza la magnitud del poder divino, capaz de crear y controlar incluso a las criaturas más temibles y dominantes de la creación.

En el libro de Job, específicamente en los capítulos 40 y 41, el Leviatán es descrito con gran detalle, resaltando su fuerza y su naturaleza indomable. La descripción emplea un lenguaje poético y metafórico para ilustrar una bestia aterradora, con escamas resistentes y una boca que emana fuego y humo, sugiriendo que no hay poder humano que pueda rivalizar con él.

Este pasaje no solo subraya la impotencia del hombre frente a las fuerzas de la naturaleza, sino también la soberanía de Dios sobre todas sus creaciones.

En los Salmos, el Leviatán es mencionado en pasajes como el Salmo 74:14 y el Salmo 104:26, donde su figura es utilizada para demostrar el control y la autoridad de Dios sobre el cosmos.

En estos versos, el Leviatán es presentado como una criatura que, aunque formidable, es parte de la creación de Dios y está sujeta a su voluntad. La imagen del Leviatán en estos contextos sirve para recordar a los fieles que no hay nada fuera del alcance de la providencia divina.

El profeta Isaías, en el capítulo 27:1, habla de un día en el que el Señor castigará al Leviatán con su espada grande y fuerte. Este pasaje es interpretado por muchos estudiosos como una referencia escatológica, simbolizando la victoria final de Dios sobre las fuerzas del mal y el caos.

Así, el Leviatán no solo cumple un papel dentro de la cosmología hebrea, sino que también se convierte en una metáfora del fin de los tiempos y de la restauración del orden divino.

El significado bíblico del Leviatán trasciende la idea de una simple criatura mitológica. Representa los conceptos de caos, mal y orgullo, pero sobre todo, resalta la omnipotencia de Dios en la cosmovisión judía. A través de las Escrituras, el Leviatán se convierte en un recordatorio de que no hay poder comparable al Creador, y que incluso las entidades más temibles están bajo su dominio.

En la literatura bíblica, el Leviatán es un símbolo multifacético que abarca desde la teología natural hasta la escatología.

Significado de leviatán en cristiano

En la tradición cristiana, el Leviatán es a menudo interpretado como un símbolo de las fuerzas del mal y del caos, el demonio o el diablo.

Mencionado en varios libros de la Biblia, como Job, Salmos e Isaías, este monstruo marino representa los grandes obstáculos y adversarios que se oponen a la voluntad de Dios y a la armonía de su creación.

La figura del Leviatán es utilizada por los eruditos bíblicos para enseñar lecciones sobre la soberanía y el poder divinos frente a las amenazas que parecen insuperables para la humanidad.

La descripción que se hace en el libro de Job (capítulo 41) es particularmente detallada y aterradora, presentando al Leviatán como una criatura imponente y prácticamente indestructible.

En el contexto cristiano, esto es visto como una metáfora de los desafíos que incluso los creyentes más fieles pueden enfrentar. Al resaltar la inutilidad de luchar contra el Leviatán con fuerza humana, se enfatiza la necesidad de confiar en Dios, que es el único capaz de dominar a todas las criaturas y al mal que estas pueden representar.

El Leviatán también ha sido asociado con Satanás o el Anticristo en algunas interpretaciones cristianas, especialmente en la literatura apocalíptica y escatológica. En este marco, el monstruo simboliza las fuerzas opuestas a Dios que emergerán con poder en los últimos tiempos, antes de ser finalmente derrotadas con la llegada del reino mesiánico.

Esta visión refuerza la creencia en la victoria final de Dios sobre el mal y la restauración de la paz y el orden divinos.

Además de su papel como representación del mal, el Leviatán también ofrece una reflexión sobre la creación divina. A pesar de ser una criatura temible, es parte de la creación de Dios y, como tal, sujeta a su autoridad y propósito.

Esta dualidad refleja la complejidad de la teología cristiana, donde incluso los elementos más aterradores de la creación tienen un lugar dentro del plan divino y sirven para mostrar la magnificencia y el poder absoluto de Dios.

El Leviatán en el cristianismo es mucho más que un simple monstruo marino; es un vehículo para la enseñanza teológica y la reflexión espiritual.

Su presencia en la Biblia actúa como un recordatorio de la lucha perpetua entre el bien y el mal y de la promesa de Dios de triunfar sobre todas las fuerzas de la oscuridad, asegurando así la esperanza y la fe en el poder salvífico y protector de Dios.

Criatura marina propia de la mitología hebrea

El Leviatán es una figura mítica que se menciona en varios libros de la Biblia, y es comúnmente interpretado como una criatura marina de proporciones gigantescas. Su origen se encuentra en las antiguas tradiciones hebreas, donde era considerado como un monstruo del caos, simbolizando a menudo el mal y las fuerzas que se oponen a Dios. En la literatura bíblica, el Leviatán es descrito con características temibles, como escamas duras y la capacidad de escupir fuego, lo que refleja la influencia de las criaturas mitológicas en la cultura hebrea de la época.

Las referencias al Leviatán en la Biblia se encuentran principalmente en los libros de Job, Salmos e Isaías. En el libro de Job (41:1-34), se describe al Leviatán como una criatura imponente y poderosa, a la que solo Dios puede dominar. Esta descripción no solo subraya la magnificencia de la criatura, sino que también sirve para ilustrar el poder y la soberanía de Dios sobre todas las criaturas y fuerzas de la naturaleza, incluidos los seres míticos o simbólicos como el Leviatán.

En la mitología hebrea, el Leviatán a menudo se asocia con el agua y el mar, que eran vistos como fuentes de caos y peligro en el antiguo Cercano Oriente. Esto es evidente en Salmos 74:14 y 104:26, donde el Leviatán es mencionado en contextos que resaltan la creación divina y el orden impuesto por Dios sobre el caos primordial. Estos textos sugieren que, aunque el Leviatán es una criatura temible, está igualmente sujeta al control y al designio de Dios, reforzando la creencia en la supremacía divina.

La figura del Leviatán también ha sido interpretada simbólicamente a lo largo de la historia del pensamiento judeocristiano. En algunos casos, se le ha visto como una representación de enemigos políticos o naciones opuestas al pueblo de Israel. En otros, su figura se ha vinculado con el concepto de mal moral y espiritual, combatiendo contra las fuerzas del bien simbolizadas por Dios y su creación ordenada. Así, el Leviatán trasciende su papel como criatura marina para convertirse en un símbolo de la lucha eterna entre el orden y el caos, el bien y el mal.

Finalmente, en el contexto escatológico, algunas interpretaciones judías y cristianas sugieren que el Leviatán será derrotado en los tiempos del fin, como parte del triunfo definitivo de Dios sobre las fuerzas del mal. En este sentido, la criatura mítica no solo forma parte de la cosmología y la teología bíblica, sino que también se integra en la narrativa escatológica, siendo un componente de las profecías y promesas de un futuro donde prevalecerá la justicia divina y la paz eterna.

Como es el leviatan de la biblia

El Leviatán es una criatura mencionada en diversos libros de la Biblia, siendo el más destacado el libro de Job. En las Escrituras, este ser es descrito como un monstruo marino de proporciones colosales y poder inmenso. Simboliza el caos y es visto como una manifestación de la fuerza primordial y descontrolada de la naturaleza, que sólo puede ser dominada por la voluntad de Dios.

En el libro de Job, específicamente en el capítulo 41, se ofrece una descripción detallada del Leviatán. Se le retrata como una criatura aterradora, con escamas impenetrables y dientes afilados. El texto bíblico amplía su imagen con metáforas poderosas, destacando que incluso los héroes más valientes se sienten desalentados ante él y que no hay lanza, dardo o jabalina que pueda hacerle mella.

Además de su fuerza física abrumadora, el Leviatán también es descrito como capaz de hervir el mar con su aliento y de dejar tras de sí un rastro luminoso, lo que hace pensar en él como un ser de características casi míticas o sobrenaturales. Este detalle subraya la imposibilidad de capturarlo o asesinarlo por medios humanos, reforzando su papel como una criatura que sólo puede ser controlada por la divinidad.

En términos simbólicos, el Leviatán representa a menudo el mal y la adversidad que los seres humanos deben enfrentar en la vida. En algunos textos judíos y cristianos posteriores, se le considera incluso un símbolo de las fuerzas del mal que serán derrotadas en el tiempo del fin. La Biblia utiliza la figura del Leviatán para ilustrar la omnipotencia de Dios frente a las grandes y temibles fuerzas del mundo.

Conclusión

El Leviatán, tal como se describe en la Biblia, es una poderosa criatura asociada al caos y la destrucción. En la interpretación cristiana, el leviatán puede considerarse una alegoría de las fuerzas del mal que, en última instancia, deben ser vencidas por la fe.

El leviatán de Thomas Hobbes es una metáfora del poder supremo dentro de una sociedad, que los ciudadanos deben aceptar para mantener la paz y la estabilidad.

Al reconocer el leviatán en sus contextos bíblico y filosófico, podemos comprender cómo actúa como recordatorio de la importancia de someterse a la autoridad para conseguir una sociedad justa y ordenada.

Fuentes:

  • “Leviathan (Middle Eastern mythology)” en The Encyclopaedia Britannica.
    • Hobbes T. (1651) Leviatán. Londres : Oxford University Press.
    • “Leviathan (Middle Eastern mythology)” en The Encyclopaedia Britannica.

    Si te ha sabido a poco y deseas leer más artículos parecidos a Leviatán: ¿Qué es según la biblia? te recomendamos visitar la categoría Religiones.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir